Babilonia revive 626-539 a.C.


Los pueblos tribales del occidente, llamados los caldeos, emigraron a Asiria y Babilonia a partir de más o menos el año 1100 a.C. Muchos caldeos fueron reyes bajo el mandato de sus jefes supremos asirios.

En el años 626 a.C., un rey caldeo llamado Nabopolasar tomó el poder, declaró a Babilonia independiente y se liberó del yugo asirio. Más adelante, Nabopolasar aplastó a los asirios en el año 612 a.C. Su hijo Nabucodonosor llevó a los egipcios de vuelta a Egipto y se tomó Asiria.

Nabucodonosor
Nabucodonosor fue uno de los reyes más famosos de Babilonia. tomó el poder aproximadamente en el año 605 a.C. Su historia se cuenta en la Biblia, en el libro de Daniel. Invadió muchas de las que anteriormente habían sido tierras de los asirios, así como los desiertos al occidente de Babilonia. Entre otras de sus conquistas, Nabucodonosor capturó Jerusalén y forzó a miles de judíos a vivir en Babilonia como prisioneros, dado que éstos se habían revelado. Él convirtió a Babilonia en el líder de todas las tierras dentro del Creciente Fértil (la Mesopotamia).

Babilonia
Nabucodonosor dedicó la mayor parte de su tiempo a hacer que Babilonia fuera una capital del mundo cada vez más bella. Hizo construir grandes muros alrededor de la ciudad y bautizó la puerta principal en honor a la diosa Istar. También construyó los Jardines Colgantes, jardines en terrazas que miraban hacia la ciudad. Construyó una gran puente sobre el río Éufrates y una enorme torre escalonada en forma de pirámide o zigurat, el Templo de Marduk o Bel (la torre de Babel). Nabucodonosor construyó para sí mismo un fino palacio y mejoró las demás ciudades.

Promovió la veneración del antiguo dios Marduk con el fin de revivir la anterior grandeza de Babilonia y de Sumer. Nabucodonosor gobernó durante más de 40 años, aunque se cree que en sus últimos años había enloquecido.

La ciudad de Babilonia
El historiador griego Herodoto describió Babilonia como la ciudad más espléndida del mundo. Ya era una ciudad antigua cuando Nabucodonosor la reconstruyó con nuevos templos, palacios, caminos, muros, puertas y un puente sobre el río Éufrates. El templo de Marduk o Bel, un zigurat de estilo sumeriano, era bastante alto y llegó a conocerse como la torre de Babel. Los griegos consideraban los Jardines Colgantes como una de las maravillas del mundo.

Babilonia era una metrópolis con mercados y tiendas que vendían y fabricaban cualquier tipo de artículo imaginable. Proveía a los griegos, los indios, los persas y los egipcios con todo tipo de objetos.

Esta vista de la ciudad muestra la Puerta de Istar, sobre el camino peatonal principal, y el Templo de Marduk.



Desde este ángulo, el puente sobre el río Éufrates se ve en primer plano y, detrás, se observan los legendarios jardines colgantes de Babilonia.



Decadencia y caída de Babilonia
El gran imperio babilónico sobrevivió solamente seis años después de la muerte de Nabucodonosor. Su hijo, Awil-Marduk (conocido en la Biblia como "Medorak, el malo"), reinó durante tres años antes de ser asesinado. Dos reyes más, uno de ellos un niño, reinaron por un período de tan sólo tres años. Luego, un príncipe sirio, Nabunaid, se tomó el poder y trató de persuadir al pueblo de adorar a su propio dios, Sin, en lugar de venerar a Marduk. Nombró a Baltasar como su cogobernante.

Entre tanto, en Persia, un nuevo y joven rey, Ciro II, había alcanzado el poder después de acceder al trono en el año 557 a.C. Sus ambiciones eran posesionarse de Mesopotamia y además fundar un imperio persa. Durante la persecución de sus metas, invadió el territorio babilónico y capturó la ciudad de Babilonia, en el año 539 a.C.

Nabunaid fue destronado fue destronado y su hijo asesinado por las fuerzas invasoras. Ciro el grande, como llegó a conocerse, liberó a los rebeldes judíos que habían sido hechos cautivos en el año 586 a.C. por el joven Nabucodonosor. Así, Babilonia fue gobernada por los persas durante más de dos siglos relativamente pacíficos y estables, hasta que llegó la época del otro joven rey, Alejandro Magno, quien derrotó a los persas, capturó Babilonia en el año 331 a.C. y la convirtió en su capital.

OTROS DATOS:

El mapa muestra el imperio babilónico de Nabucodonosor en su máxima expresión, en el que controlaba la totalidad de las tierras conocidas como el Creciente Fértil.



Nabucodonosor gobernó durante 43 años y su reino se caracterizó por las muchas campañas militares. En dos oportunidades doblegó las revueltas en Judea y, cuando Fenicia se rebeló, sitió su puerto principal, Tiro, durante 13 años.



Flanqueada por leones y búhos, la diosa Istar luce una corona de cuernos lunares. Istar era la diosa principal de los babilonio.



Babilonia era una nación de navegantes ubicada en el río Éufrates. Se construían grandes botes de caña que tenían la capacidad de llegar hasta la India y el oriente de África. Fue también el centro de las rutas terrestres de Asia hacia occidente.



DATOS CLAVE:

853: Asiria asume el control de Babilonia.

626: los babilonios se rebelan contra los asirios.

612: Ninive (Asiria) es saqueada por los babilonios y los medas.

604: Nabucodonosor se convierte en rey. En el clímax del imperio.

539: Babilonia es conquistada por Ciro el Grande de Persia.

Artículos relacionados

Babilonia revive 626-539 a.C.
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.