Egipto: el Reino Nuevo 1532-1070 a.C.


La época del Reino Nuevo fue una de las más triunfales de la historia de Egipto: se lograron grandes avances en el ámbito del arte, la gente era próspera y el estado había ganado un poder militar importante y una gran fama en el exterior.

Después del Reino Medio, el país de los faraones quedó débil y fraccionado y las tierras fueron dominadas por los hyksos, pueblo procedente de Canaán. Ellos gobernaron el bajo Egipto por cien años hasta que una familia noble del sur (Alto Egipto) se levantó en armas contra el invasor y alrededor del año 1532 a.C., logró recuperar el norte usurpado. Amosis fundó la decimoctava dinastía y con esto, la época dorada de la cultura egipcia.

El reino nuevo
Uno de los faraones más antiguos del período, Tutmosis I, conquistó Palestina y las tierras al oeste del Éufrates alrededor del año 1500 a.C. Durante el reino de Amenofis III, el Reino Nuevo se hizo próspero y trasladó su capital a Tebas. Los campesinos y trabajadores vivían con sencillez y la clase noble, rodeada de lujos. En la ley, mujeres y hombres compartían derechos igualitarios. Ellas podían tener propiedades y elegir una de cuatro profesiones: sacerdotisa, partera, bailarina o llorona contratada. Sin embargo, sólo nobles, escribas y sacerdotes ocupaban los puestos de poder.

Akenatón
El faraón más bizarro del Reino Nuevo fue Amenofis IV (1353-35 a.C.), quien intentó cambiar la religión egipcia prohibiendo el culto a varios dioses antiguos, extirpando antiguas tradiciones e imponiendo a Aten, el dios sol, como única deidad de los egipcios. Amenofis IV decidió cambiar su nombre por el de Akenatón y trasladar la capital a una nueva ciudad que él mismo construyó y bautizó con el nombre de El-amarna, dedicada al dios Aten. Su mujer, Nefertiti, no había nacido en la nobleza y probablemente no era de procedencia egipcia. Cuando Akenatón murió, los sacerdotes antiguos recuperaron su poder y el culto al dios sol fue aminorado. El nombre del faraón muerto fue removido de los anales de la historia y los monumentos. La nueva ciudad que Akenatón había construido, fue abandonada como si nunca hubiese existido.

Tutankamón
La mayoría de los faraones egipcios fueron enterrados en el Valle de los Reyes, en tumbas profundas, que a pesar de las precauciones, fueron saqueadas a lo largo de la historia. La única tumba que permaneció intacta a lo largo de los siglos fue la de Tutankamón, el sucesor de Akenatón. Él murió antes de cumplir los 20 años. Con la muerte del sucesor de Akenatón, Egipto siguió siendo poderoso por un tiempo, especialmente bajo el reino de Set I y su hijo Ramsés II el grande, perteneciente a la decimonovena dinastía. Sin embargo, tras la sucesión de gobernantes débiles, los sacerdotes tomaron el control y Egipto cayó bajo el dominio de distintos invasores externos.

Los griegos conquistaron Egipto y lo gobernaron por 300 años, luego pasó a ser propiedad de los romanos. Su escritura sagrada y su historia fueron olvidadas durante varios siglos.

OTROS DATOS:

Los egipcios más prósperos eran enterrados junto con joyas, vajillas y pequeñas figuras que representaban actividades como la preparación del pan, la pesca y la fabricación de cerveza. Estos modelos nos entregan una perspectiva de la vida cotidiana egipcia.



Un palacio del Reino Nuevo generalmente tenía espacios que eran ocupados para vivir, pero la mayor parte del edificio se usaba para realizar labores oficiales. El faraón recibía embajadores, honores y tributos en un hall parecido a éste.



En el antiguo Egipto, los muertos eran embalsamados y envueltos con fuerza en género, en un proceso llamado momificación, para que alcanzaran la vida eterna. La momia era puesta dentro de un sarcófago que a menudo era decorado.



Esta máscara de oro sólido cubría la cara de Tutankamón ya momificado. Su tumba fue encontrada en 1922 en el Valle de los Reyes y la máscara exhibida en 1925.



Los médicos egipcios trataban a sus pacientes con una combinación de práctica médica con la religiosa.



Los primeros barcos egipcios tenían su parte inferior redondeada, lo que los hacía aptos sólo para navegar en el Nilo. Más tarde los egipcios diseñaron barcos más grandes y pesados, con fondos que podían hundirse más, logrando mayor estabilidad para navegar en el mar. Estos barcos aumentaron en gran medida las posibilidades egipcias de establecer comercio con tierras que bordeaban el Mediterráneo.



Hatshepsut fue la hija del gran Tutmosis I y esposa del débil Tutmosis II. Luego de la muerte de su hermano, ella tomó el trono y reinó como un faraón, haciendo valer sus derechos de sucesión. Ella se tuvo que vestir con ropas de hombre e incluso usar la típica barba falsa que distinguía a los monarcas egipcios.



Kahun era un pueblo egipcio construido con bloques de adobe. Las casa tenían dos pisos, además de un techo plano en donde la gente pasaba gran parte de su tiempo. En esta aldea, el comercio y la artesanía se distribuían tal como sucede en ciudades actuales del Medio Oriente. Había una pirámide que estaba conectada con esta aldea a través de un pasaje y también un templo que quedaba en las afueras.


Bibliografía:

Enciclopedia de Historia Universal. Una Publicación de KINGSIFHER. Edición especial para Periódicos Asociados Ltda.

https://www.britannica.com

Artículos relacionados

Egipto: el Reino Nuevo 1532-1070 a.C.
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más