África 500 a.C. - 500 d.C.


La mayor parte de África no fue afectada por influencias foráneas. En África occidental se formaron naciones y las migraciones generaron cambios en el sur de África.

La introducción del camello al desierto del Sahara trajo cambios alrededor del año 100 a.C. Las caravanas de mercaderes tenían la capacidad de cruzar el desierto cargando oro, marfil, goma arábiga, especias y esclavos. Se establecieron ciudades comerciales al occidente de África: Jenne-Jeno, Niani, Yelwa y Nok estaban ubicadas en la ribera de los ríos o en el borde de los desiertos y de los bosques húmedos.

Dichas ciudades eran las capitales de lo que serían los primeros estados africanos. El comercio entre el norte y el sur pasaba a través de Meroe y Aksum, rodeando el Sahara, por las regiones actualmente conocidas como Chad, Ruanda y Kenia.

Aksum
Meroe colapsó en el año 350 a.C., y Aksum, ubicada en la costa de Etiopía sobre el Mar Rojo, comenzó a enriquecerse gracias a la explotación de marfil, piedras preciosas y perfumes de Arabia, Grecia y Roma, alcanzando su cenit en el año 350 a.C. Alrededor de esa época, su rey, Ezana, adoptó el cristianismo. Se construyeron ciudades y grandes monolitos. Aksum prosperó hasta el año 1000 d.C.

Expansión del pueblo bantú
El pueblo agrícola de habla bantú, en Nigeria, gradualmente migró hacia el sur y el oriente, y por el año 500 d.C. ya habían ocupado la parte central y sur de África, dejando así los bosques húmedos a los pigmeos y el desierto de Kalahari a los bosquimanos Khoisán. En la costa oriental de África, los bantú comenzaron a comerciar con los griegos y los romanos.

OTROS DATOS:

Esta cabeza de terracota Nok es un buen ejemplo de la escultura que floreció desde el año 400 a.C. hasta el 200 d.C.



Las misiones comerciales griegas a la costa oriental de África compraban hierbas medicinales, gomas aromáticas, joyas y oro a las tribus que hablaban bantú y que provenían de tierras remotas.



Con el fin de fundir el hierro, se colocaba mineral de hierro dentro de un horno de tierra. Luego se utilizaban fuelles para elevar la temperatura y extractar el metal del mineral.



Los líderes de Aksum eran muy religiosos y construyeron altos monolitos como este en lugares de importancia espiritual o estratégica.



África tenía cuatro grandes centro culturales: Aksum (en Etiopía), la costa de bereber al norte, las tribus negras del oeste y los bantú en el sur.


Bibliografía:

Enciclopedia de Historia Universal. Una Publicación de KINGSIFHER. Edición especial para Periódicos Asociados Ltda.

https://www.britannica.com

Artículos relacionados

África 500 a.C. - 500 d.C.
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más