China: la dinastía Han 202 a.C. - 220 d.C.


Los Han fueron la primera dinastía de larga duración de la China imperial unificada. La China de los Han disfrutó de estabilidad y grandeza, y fue un buen ejemplo de civilización.

Durante cuatro siglos, de 202 a.C. a 220 d.C., China era gobernada por emperadores de la dinastía Han. Eran más indulgentes y estables que los Quin, y practicaban con justicia los principios legales y la administración confucianos.

Los primeros Han
La dinastía fue fundada por Liu Bang, un hombre del común que se hizo popular por suavizar las estrictas leyes, cortar los impuestos y favorecer a la gente. La capital fue Chang´an, que después de 100 años, se convirtió en la ciudad más grande del mundo.

Por la ruta de la seda, China comerciaba con Persia y Roma. La China de los Han se vio convertida en el centro del mundo. Hubo un gran florecimiento de la cultura, la riqueza y el aprendizaje. En esa época, la China Han era tan grande y desarrollada como el extenso imperio romano.

Los Han desarrollaron un sistema de administración que se llevaba a cabo por funcionarios altamente educados, llamados mandarines. Las personas que deseaban trabajar como funcionarios públicos tenían que tomar un examen acerca de Confucio.

El emperador Marcial
Wu Di, el emperador marcial, reinó durante 55 años, a partir del año 141 a.C. Agregó a su imperio Corea, que se encuentra en el Asia Central y gran parte del sur de China. A un gran costo, pudo vencer a los hunos de Mongolia, quienes frecuentemente invadían China. Mejoró la administración mandarina, construyó colegios, canales, ciudades y edificaciones.

El budismo se introdujo a China durante esta época altamente próspera en la larga historia de ese país.

Wang Mang
Durante el siglo siguiente, los Han se volvieron débiles, mientras que los nobles se hicieron más fuertes. Un cortesano, Wang Mang, se rebeló, tomó el poder y gobernó entre los años 9 y 23 d.C. introdujo muchos cambios y reformas, que favorecían a la gente contra los terratenientes y nobles, y reformó los derechos a la tierra y el sistema judicial. Finalmente, los nobles derrocaron a Wang Mang y la dinastía Han se restauró.

La dinastía Han posterior
Los Han produjeron exquisitos objetos de madera, esmalte y seda. También reemplazaron muchos de los escritos que habían sido destruidos por los Qin. Los inventores chinos estaban mucho más adelantados que los del resto del mundo. Su invento del papel duró siglos en llegar a occidente.

Muchas de las ciudades que construían eran elegantes y gigantescas. Sin embargo, la población había crecido y las rebeliones entre los campesinos sin tierra y los pobres se hicieron más frecuentes. De nuevo, los bárbaros atacaron las fronteras y caudillos militares se tomaron el poder del ejército. El último emperador Han abdicó su trono en el año 220 d.C. y el imperio se desintegró.

OTROS DATOS:

Los muchos representantes del emperador siempre eran tratados con gran respeto. El rápido transporte de los oficiales de un sitio a otro, era agilizado gracias a distintas estaciones, donde se suministraban caballos descansados.



El emperador Han, Luang-Wu, quien se autoproclamó gobernante a partir del año 57 d.C.



Las calles en la ciudad en la China Han siempre estaban abarrotadas. Los caminos cubiertos de barro estaban llenos de carruajes, carrozas y mercaderes. Los artesanos, los escribas, los trovadores y los astrólogos también anunciaban su producto en voz alta.



Caballo de cerámica y su jinete fabricados en la China Han, alrededor del año 80 a.C. Los estribos no fueron introducidos a China hasta el año 300 d.C.



Este modelos de bronce de un próspero hombre en su carruaje fue encontrado en la tumba de un oficial Han, el general Wuw. Probablemente fue fabricado en el año 100 d.C.



Los soldados chinos del período Han en plena batalla. Sin estribos, los jinetes eran fácilmente tumbados del caballo durante una pelea cuerpo a cuerpo.


Artículos relacionados

China: la dinastía Han 202 a.C. - 220 d.C.
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.