La República Romana 509-27 a.C.


Por aquella época, Roma era gobernada por los patricios (la clase gobernante), quienes expandieron los intereses de Roma, primero en Italia y después por todo el Mediterráneo.

Después siguió una lucha entre los patricios y los plebeyos (la gente del común), lo que condujo a escribir un código legal que permitiera la influencia plebeya en el gobierno. Esto conformó la columna vertebral de la república.

Para protegerse de los ataques, los romanos adquirieron una serie de tierras, gracias a las cuales lograron el control de la mayor parte de Italia, cerca del año 270 a.C. Pronto, Roma se enfrentó con Cartago por el comercio en el Mediterráneo.

Las Guerras Púnicas que siguieron duraron 60 años. Durante este período, el emperador de Cartago, Aníbal, llevó a su ejército a través de los Alpes para invadir Italia. Después de una serie de victorias de Aníbal, el brillante general romano Scipio se fue a África para desde allí atacar Cartago. Esta situación forzó a Aníbal a regresar a casa y Scipio finalmente derrotó a las cartagineses.

Pronto, los romanos establecieron nuevas ciudades, construyeron orden y prosperidad y les ofrecieron a los pueblos conquistados una forma de ciudadanía romana, siempre y cuando éstos cooperaran. Por el año 44 a.C., los romanos gobernaban España, Francia, Europa (al sur del Danubio), Anatolia y el norte de África. Dominaron el mediterráneo y, en menos de 200 años, se convirtieron en la fuerza que controlaba el occidente.

El fin de la república
En el año 100 a.C. se generó una nueva fricción entre los patricios y los plebeyos. El ejército abrió sus puertas para ciudadanos sin tierra que eran premiados por sus servicios con parcelas y con una mejor posición dentro de las colonias. Las guerras por el poder entre los generales terminaron en una guerra civil, y en el año 44 a.C., Julio César se convirtió en dictador vitalicio. Los alarmados republicanos lo asesinaron y pronto la república se desintegró.

Las Guerras Púnicas
En el proceso de expandir su influencia, los romanos se enfrentaron a los fenicios en Cartago. Las Guerra Púnicas (264-241 y 218-202 a.C.) comenzaron con la batalla por Sicilia, pero se expandieron hasta amenazar a grandes ciudades como Roma y Cartago. Un general de Cartago, Aníbal, casi sale victorioso después de invadir a Italia desde los Alpes. El general romano Scipio Africano evitó una batalla cuerpo a cuerpo y atacó España en el año 206 y luego Cartago en el año 202 a.C. Los fenicios lo perdieron todo y los romanos comenzaron a dominar el mar Mediterráneo y su comercio.

Los cartaginenses utilizaron elefantes africanos para atemorizar a las tropas romanas. Cuando cruzaron los Alpes, la mayoría de los elefantes murió.



Aníbal era un gran estratega y un hombre modesto que llevaba a cabo maniobras que nadie pensaba que podrían funcionar. Los romanos lo derrotaron sólo cuando copiaron su estrategia.



OTROS DATOS:

El Coliseo Romano, un enorme estadio, era utilizado para las competencias entre gladiadores, los deportes y la matanza sangrienta de animales, enemigos capturados y esclavos.



La plaza centra, o foro, de las ciudades romanas era donde las personas se encontraban, se hacían los anuncios, se llevaban a cabo los mercados y quedaban ubicados la alcaldía, el departamento de tesorería y los tribunales.



Jarra como esta ánfora se utilizaban para almacenar y transportar aceite de oliva y vino por todo el imperio romano.



El sistema de caminos (construido para acelerar el comercio, los servicios, el correo y los movimientos de las tropas) era de vital importancia para el crecimiento del imperio. Podemos ver en la segunda imagen como un acueducto se construye sobre un camino.





El ejército de Aníbal marchó desde España, sobre los Alpes y Asia hasta Italia. Era tan formidable que los romanos evitaron enfrentársele. En logar de eso, atacaron Cartago, lo cual forzó a Aníbal a regresar y defenderla.



Tal vez te pueda interesar leer sobre El Imperio Romano.

Artículos relacionados

La República Romana 509-27 a.C.
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.