Los Búlgaros y los Eslavos 600 - 1453


Bulgaria y Kiev tuvieron una significativa influencia sobre Europa oriental. Su adopción del cristianismo ortodoxo afectó a su propio pueblo y a la iglesia ortodoxa.

Los búlgaros eran descendientes de los hunos, que se establecieron al lado del río Volga, en Rusia y alcanzaron su plenitud en el año 650. Después, los khazar, más abajo del río Volga, destruyeron su reino. Como resultado, muchos búlgaros migraron al área del Danubio, dominando a los eslavos locales y fundando el estado búlgaro.

Bizancio emprendió acciones contra ellos, especialmente cuando los búlgaros asesinaron a su emperador, durante la batalla en el 811. En los años 860, dos misioneros, Cirilo y Metodio, fueron enviados para convertir a los búlgaros y someterlos a la influencia de Bizancio. Esto ayudó, pero las riñas no finalizaron hasta que los búlgaros fueron derrotados en el año 1014. Para castigarlos, Basilio II hizo que les quitaran la vista a 14000 búlgaros, y el kan búlgaro murió de la impresión.

Diplomacia ortodoxa
En Bizancio, el estado y la iglesia eran muy cercanos. La religión y las misiones diplomáticas se enviaban y, de cierta manera, los bizantinos convirtieron a los búlgaros al cristianismo.

La Roma católica y la ortodoxa Constantinopla competían por mantener su influencia en Europa Oriental. Kiev adoptó las creencias ortodoxas y allí se dio inicio a una cultura ortodoxa rusa.

Las inscripciones cirílicas, utilizadas en la actualidad por los rusos y los búlgaros, fueron creadas por Cirilo el misionero y su hermano Metodio. Por la época en que Bizancio cayó, en 1453, Rusia se había convertido en el hogar de la iglesia ortodoxa.

Ascenso y decadencia de los Kiev
Los eslavos provenían de lo que hoy se conoce como Bielorrusia. Los primeros estados de Rusia fueron eslavos y eran dirigidos por comerciantes vikingos suecos ("ros" u "oarsmen"). El líder "ros" más importante fue Rurik, que fundó Nóvgorod, Smolensk y Kiev.

Los vikingos comerciaban con Bagdad y Constantinopla, y Kiev se convirtió en una rica ciudad comerciante. Los vikingos se consideraban a si mismos una clase superior, y solamente se comenzaron a mezclar de manera gradual con los eslavos.

En el año 988, el príncipe de Kiev, Vladimir, se convirtió al cristianismo cuando se casó con una princesa bizantina. Luego, él hizo que los nobles y el pueblo adoptaran el cristianismo. Esta situación trajo nuevos mercados, cultura y respetabilidad a Kiev.

Bajo el gobierno de Jaroslav el sabio, Kiev se convirtió en un centro de esplendor e influencia que rivalizaba con Constantinopla y tenía conexiones diplomáticas en toda Europa. Se construyeron iglesias y se escribieron las primeras leyes rusas, así como las primeras obras de arte y literatura rusas.

Kiev se encontraba en las estepas de Ucrania y era vulnerable a los guerreros nómadas, tales como los pechenegos, y los polovtsy, que saqueaban la ciudad. Después de la muerte de Jaroslav, el estado de Kiev se dividió y los rusos se retiraron a áreas más seguras, hacia el norte. Allí se estableció una nueva Rusia, que giraba alrededor de la creciente ciudad de Moscú.

OTROS DATOS:

Vladimir, el gran príncipe de Kiev (906-1015), entrevistó a cristianos católicos y ortodoxos, a musulmanes y judíos, y optó por la fe ortodoxa, probablemente por razones políticas y por ver en ella ventajas religiosas. Además, llevó a cabo campañas para asegurar los territorios de Kiev. Derrocó a los Khazar, aunque también instigó a los nómadas pechenegos y polovtsy, quienes finalmente destruyeron Kiev.



Cuando los búlgaros asesinaron al emperador bizantino Nicephorus, en el año 811, pusieron su cráneo en un cáliz y se lo llevaron a su kan, Krum. Los emperadores bizantinos llamaban a los kan búlgaros zares, un nombre que fue adoptado más adelante por los emperadores rusos.



En la mitad del siglo IX, Cirilo y su hermano Metodio crearon el alfabeto cirílico, basado en letras griegas que los idiomas eslavos utilizaron en su escritura.



Iglesia de la intercesión, ejemplo de construcción de la antigua iglesia ortodoxa en Rusia. Fue construida en Bogolyubovo, en el año 1165.



Este casco, del siglo XIII perteneció a un príncipe de un pequeño principado llamado Suzdal, que alguna vez hizo parte de la Rusia de Kiev.



Un tema central de la cultura ortodoxa era el ícono, o la imagen sagrada, que se creía que tenía poderes espirituales curativos. La pintura de íconos se expandió desde Bizancio, a través de Kiev, y después por la cultura Rusa.


Artículos relacionados

Los Búlgaros y los Eslavos 600 - 1453
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.