Los turcos Seljuk 1037 - 1243


Los Sejuk invadieron el Medio Oriente a partir del año 1037, finalizando así la dominación árabe sobre el mundo islámico y abriendo un nuevo camino para los otomanos.

Los turcos eran originalmente un grupo de tribus que vivía en Turkestán, en Asia central. Se dividieron en el siglo VI y se expandieron a Rusia, China, India y Perisa. Algunos turcos abandonaron la vida nómada para convertirse en administradores y guerreros mercenarios. Prestaban sus servicios a los abasíes, los fatimíes y, algunas veces, llegaron a tener posiciones importantes.

Los turcos, tales como los Seljuk, los otomanos, los mamelucos, los búlgaros y los khazares pronto adquirieron gran influencia. Además, juntaron fuerzas con los mongoles. Las ciudades turcas de Samarcanda y Bokhara aumentaron su riqueza y adquirieron su cultura en la época islámica.

Expansión de los Seljuk


Hacia el oriente del Mar Caspio vivía un grupo turco llamado los Ghuzz, o turcomanos. Los Seljuk se separaron de los Ghuzz en el año 950 y se trasladaron hacia el sur y el occidente. El califa abasí en Bagdad pasaba por tiempos difíciles y pidió ayuda a los Seljuk.

Liderados por Tughril Beg, los Seljuk invadieron Persia y ocuparon Bagdad en el año 1055. El califa abasí nombró a Tughril sultán, como su segundo a bordo; y lo que realmente hizo fue entregar el imperio abasí a los Seljuk. De esta manera, los Seljuk pasaron de ser una simple tribu nómada a ser gobernantes del mundo islámico.

Alp Arslan, el sobrino de Tughril, se convirtió en sultán en el año 1063. Invadió Siria y Armenia, y arrasó con Anatolia. En el año 1071, el emperador bizantino contraatacó. Alp Arslan contrató mercenarios normandos y turcos y marchó hacia Armenia. Los ejércitos se encontraron en Manzikert. Los Seljuk ganaron porque hicieron como si estuvieran perdiendo y huyeron. Cuando los bizantinos los persiguieron, los Seljuk dieron la vuelta y vencieron de forma aplastante al ejército bizantino. Los Seljuk capturaron al emperador bizantino y pidieron dinero por su rescate.

Esta victoria fue la base para lo que más adelante se convirtió en el imperio otomano. Alp Arslan fue el líder compasivo que gobernó bien a su imperio. Con su bendición, muchos turcomanos y Seljuk se desplazaron hacia Anatolia.

Malik Shah
El imperio Seljuk alcanzó su máximo poder bajo el gobierno del hijo de Alp Arslan, Malik Shah (1072-1092). Era el patrón de las ciencias y las artes, y mandó construir finas mezquitas en su capital, Isfahan. Su ministro, Nizam al-Mulk, era muy respetado como estadista.

Durante su época, los Seljuk tomaron poder total de Anatolia (Turquía), fundando el sultanato de Rum, justo al lado de Constantinopla. Cuando falleció Malik Shah, el imperio Seljuk se dividió en pequeños estados, y una gran variedad de sultanatos Seljuk, mamelucos y kurdos continuó hasta el siglo XII; todo bajo la supervisión del califa abasí de Bagdad.

Posteriormente, en el año 1220, los mongoles invadieron el área y finalmente ocuparon Bagdad, en el año 1258.

OTROS DATOS:

Aunque los Seljuk trajeron nueva vida al imperio Abasí, la vida en el mundo musulmán continuó como antes. Esta escena muestra un souk o pabellón interior de mercado, en Bagdad, como lucía alrededor del siglo XII.



Una Tomeh, o mezquita del viernes, fue construida en Isfahan, Persia, al estilo Seljuk. Los Seljuk impulsaban el aprendizaje, la arquitectura y la cultura.



Este es un detalle de las baldosas de la tumba del sultán Seljuk Kaykavus I, en Sivas, Turquía. Los Seljuk producían hermosos e intrincados patrones que se utilizaban para adornar las edificaciones religiosas.



Los Seljuk bajaron de Bokhara a Bagdad y luego fueron hacia el occidente, a Anatolia, cerca de Constantinopla. Anatolia (Turquía) más tarde se volvió musulmana, mas no cristiana.



Este minarete es una mezquita jami (mezquita de los viernes), en Simman, Irán. Muestra los adornos Seljuk típicos en su elaborada fachada. Los Seljuk se volvieron musulmanes alrededor del año 970 y se consideraban defensores de la fe islámica.



Como la mayoría de nómadas de las estepas asiáticas, los Seljuk eran excelentes jinetes. Utilizaban un nuevo tipo de estribo que les permitía mantenerse sobre el lomo del caballo mientras lanzaban flechas con gran precisión durante una batalla. Esta imagen los representa, mientras vencían a los bizantinos en la batalla de Manzikert.


Bibliografía:

Enciclopedia de Historia Universal. Una Publicación de KINGSIFHER. Edición especial para Periódicos Asociados Ltda.

https://www.britannica.com

Artículos relacionados

Los turcos Seljuk 1037 - 1243
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más