Los Shogún y los Samurái 1200 - 1500


Los shogún eran generales que actuaban como dictadores gubernamentales, mientras que los samurái eran caballeros japoneses. Ambos dominaron Japón durante casi 700 años.

La familia Fujiwara había mantenido el poder en Japón durante 300 años, a partir del siglo IX. Sin embargo, su influencia se debilitó cuando dejaron de tener hijas, que había sido prometidas tradicionales de los emperadores.

Durante algún tiempo, algunos emperadores antiguos gobernaron. Luego, el clan Taira tomó el poder brevemente hasta que un clan rival, los Minamoto, congregado por Miramoto Yoritomo, tomó el poder. Yoritomo tomó el poder. Asumió el título de sei-i dai shogún, que significa "bárbaro que conquista al gran general".

En 1192 formó el shogunato Kamakura, a través del cual gobernaba Japón desde su propiedad, en Kamakura, cerca de Edo (Tokio). Sus poderes eran limitados. A partir de esa época, los shogún gobernaron Japón como dictadores militares hasta el año 1868.

Cuando Yoritomo falleció, en 1199, la familia Hojo, una rama del clan Taira, se volvieron los regentes de los shogún y mantuvieron el poder de manera oficial hasta que el shogunato de Kamakura finalizó, en 1333.

El gobierno japonés era complicado. El emperador era una figura ceremonial ante quien todos se postraban, pero el poder verdadero lo ostentaban los shogún. Los regentes de los emperadores y los shogún también tenían influencia, así como los daimios o señores, que luchaban por posiciones en la corte y frecuentemente peleaban por tierras. Como resultado, se generó una clase de guerreros llamada los samuráis, que luchaban para los señores.

Los caballeros del Japón


Los samuráis eran caballeros preparados para luchar hasta la muerte por sus señores, a quienes les juraban lealtad infinita. Tal como los caballeros europeos, los samuráis creían en la verdad y el honor, y tenían un estricto código de conducta llamado "bushido".

Antes de un combate, un samurái debía gritar su nombre y aquellos de sus ancestros, y jactarse de sus acciones heroicas. En batalla, peleaba mano a mano, a menudo utilizando dos espadas al mismo tiempo. Si era derrotado o capturado por su enemigo, debía cometer un suicidio ritual (hara-kiri) con el fin de salvar su honor.

A veces, la rivalidad entre los samuráis era destructiva. En el año 1333, el clan Ashikaga destronó al shogunato de los Kamakura y al emperador, y pusieron a otro hombre en su lugar. Dicho emperador los nombró shogún, pero esta vez la ceremonia se llevó a cabo en Kyoto.

No obstante, se presentaban riñas frecuentes de guerreros samuráis de los diferentes señores. Esto se incrementó hasta que, en los años 1467 y 1477, se inició la guerra civil de Onin, y Japón se dividió en caso 400 clanes-estados.

Los emperadores de Kyoto se quedaron sin poder y empobrecidos. A pesar de esto, el comercio y la cultura descentralizados en los estados de los daimios crecieron en Japón. Para la gente del común, las guerras de los señores habían traído altos impuestos, inseguridad y turbación a sus vidas.

Los samuráis en batalla




Las batallas samuráis eran muy rituales. Involucraban oraciones y posturas (haciéndose ver más fuertes) antes de comenzar a pelear, con gritos y ruidos, utilizando cascabeles o gongs con el fin de atemorizar al enemigo.

Un solo samurái llevaba a cabo duelos o competencias. A menudo, las batallas eran como una danza o un juego ceremonial de ajedrez. Sin embargo la guerra samurái era a muerte, una vez que se trababan en batalla.

Durante el período Ashikaga (1338-1573), gran parte de las peleas se deterioraron en riñas de honor sin importancia y estratagemas para obtener tierras.

OTROS DATOS:

Las armas principales de un samurái eran un arco fabricado de madera de boj o bambú, y una espada de uno o dos filos. Los samurái eran entrenados de manera estricta desde su niñez, y seguían un código llamado "bushido", que quería decir "la forma del guerrero".



Durante el siglo XII, la escuela Zen, una rama del budismo, se esparció de China hacia Japón. Tenía reglas simples pero estrictas, que el samurái debía seguir. Los templos budistas, como este portal, también fueron construidos en estilo chino.



Minamoto Yoritomo (1147-1199) era un noble ambicioso que vio su oportunidad en el caos que siguió a la división del poder de los Fujiwara. Yoritomo aplastaba a sus enemigos sin piedad, incluyendo a muchos dentro de su propia familia.



Así como los caballeros europeos y los guerreros musulmanes, la religión y la guerra estaban cercanamente conectadas para el samurái. Llevaba mucho tiempo vestirse y armarse para la batalla, y existían reglas estrictas para la limpieza y los rituales.



Los samuráis tenían una armadura elaborada y decorada, así como muchos rituales. Ellos no sólo eran guerreros, sino que tenían que estar entrenados en las artes, la religión y el bushido, la observación de reglas muy rígidas que afectaban todo lo que hacían.


Artículos relacionados

Los Shogún y los Samurái 1200 - 1500
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.