El imperio portugués en el Renacimiento 1520 - 1600


Los navegantes y mercaderes portugueses alistaron el camino para el colonialismo europeo en todo el mundo. En su punto más alto, su imperio comercial se expandió por todo el globo. Los portugueses eran los exploradores marítimos líderes de Europa. Durante mucho tiempo habían sido pescadores acostumbrados a alta mar.

Enrique el Navegante inició el entrenamiento de marineros en la mitad del siglo XV y envió barcos hacia abajo de la costa occidental de África. Había mucho dinero en juego en el comercio de artículos exóticos.

Los exploradores portugueses llegaron a las islas orientales (Indonesia) a principios del siglo XVI, siguiendo las rutas comerciales musulmanas hasta las islas Molucas (las islas de las especias), ricas en especias tales como la canela, los clavos y la nuez moscada, muy apreciadas en Europa.

Para controlar este invaluable mercado, los portugueses conquistaron las Molucas y sitiaron muchos de los puertos mejo ubicados en el Océano Índico. También fueron a China. Dado que los comerciantes portugueses necesitaban navegar alrededor de África con el fin de volver a Lisboa, se establecieron puertos en diferentes lugares a lo largo de la costa africana con el fin de brindar suministro y protección a los barcos.

Inicio del comercio de esclavos


Desde África, los portugueses traían oro y además esclavos para trabajar en sus recién establecidas plantaciones de azúcar. Las primeras plantaciones estaban en la isla africana de Santo Tomé.

Cuando los esclavos se revelaron en 1570, los portugueses establecieron plantaciones en Brasil. Habían conquistado gran parte de este país y transportaban esclavos africanos para que trabajaran allí. Ese fue el principio del comercio trasatlántico de esclavos.

En la época de auge durante el siglo XVI, el imperio portugués no poseía amplias áreas de tierra colonizada como los españoles, pero si mantenía valiosos puestos comerciales y plantaciones bien ubicadas. Éstos incluían Angola y Mozambique, las islas del Cabo Verde, Madeira y las Azores, las bases de Ormuz (Persia), Goa y Calcuta (India), Colombo (Sri Lanka), y centro comerciales en el Lejano Oriente como Macao (China), las Célebes, Java y Malaca.

OTROS DATOS:

Los portugueses fueron los primeros europeos en tener contacto comercial con los países del occidente africano. Esta plaza de bronce de Benin muestra a hombres portugueses sosteniendo simbólicamente los pilares del palacio de Oba, en Benin.



Esta máscara ornamental africana de Benin representa a un Oba (rey) que lleva un tocado en la cabeza, tallado con representaciones de mercaderes portugueses.



Los artesanos de Benin tallaban objetos tales como este salero en marfil del siglo XVI para exportarlos a Europa. Alrededor de la base se ven figuras de nobles portugueses.



El imperio portugués en su punto más lato, más o menos en 1600, era bastante extenso, pero muy rentable. Los puestos y puertos de comercio para dar servicio a barcos estaban ubicados en posiciones estratégicas a lo largo de las más importantes rutas comerciales.



Antes de que los portugueses llegaran a las Molucas, sus gobernantes obtenían grandes utilidades del lucrativo mercado de las especias. Durante el gobierno portugués, los gobernantes locales fueron ignorados. Las especias de las Molucas incluían clavos, nuez moscada, pimienta, canela y jengibre.



El puerto y ciudad de Goa, en India, era un importante vínculo durante el imperio comercial portugués. Aquí se muestra en un mapa dibujado en 1595 por un tallador portugués-holandés, llamado Johannes Baptista van Doetechum, el joven.


Artículos relacionados

El imperio portugués en el Renacimiento 1520 - 1600
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.