El Renacimiento 1450 - 1600


El Renacimiento dio inicio a la civilización moderna de Occidente. Este fue un período revolucionario en las artes y ciencias que finalmente cambió el mundo pro completo.

La vida durante el siglo XIV en Europa fue muy difícil, con tierras, revoluciones campesinas y la muerte negra. El antiguo orden medieval estaba muriendo y las personas buscaban algo nuevo.

En la época de la Edad Media, la iglesia había dominado las artes, la educación y el aprendizaje. La gente aceptaba lo que le decían, sin hacer preguntas. Luego, en el sigo XIV, los eruditos italianos comenzaron a interesarse en los escritos de los antiguos griegos y romanos.

Las ideas pasaron a Europa, provenientes del mundo bizantino y árabe. Este interés se incrementó cuando, en 1397, Manuel Chrysoloras, un erudito de Constantinopla, se convirtió en el primer profesor de griego de la universidad de Florencia, al norte de Italia.

Sus letrados descubrieron que los filósofos antiguos hacían preguntas que no habían sido respondidas por la iglesia. A partir de sus estudios se generó un sistema de creencias llamado humanismo, en el cual las personas, y no Dios, eran consideradas responsables de escoger el curso de sus vidas.

Después de la caída del imperio bizantino y de la España musulmana, en el siglo XV, muchos eruditos se trasladaron a Italia y al noroccidente de Europa y se llevaron buena cantidad de viejos manuscritos e ideas.

La cima del Renacimiento


El Renacimiento afectó las artes y las ciencias, la arquitectura y la escultura. Las ideas se tornaron más realistas, más humanas y menos dominadas por la religión. Las pinturas y las estatuas eran más vívidas, la música exploraba nuevos sentimientos y los libros hacían preguntas de la vida real.

Las familias adineradas tales como los Médicis y los Borgia de Italia, así como los burgueses de Holanda, se convirtieron en los patronos de las artes y las ciencias. Los libros impresos ayudaron a expandir las nuevas ideas.

El Renacimiento alcanzó su cima en el siglo XVI, principalmente en ciudades como Venecia, Florencia, Amberes y Haarlem. Las personas miraban de cerca el mundo y hacían observaciones científicas detalladas, coleccionaban objetos exóticos y exploraban nuevas ideas.

El nuevo espíritu de la indagatoria


Algunas personas estudiaban las plantas y los animales. Otras indagaban sobre astronomía y geología. Algunas veces, sus hallazgos los hacían entrar en conflicto con la iglesia. Cuando Nicolás Copérnico (1473 - 1543) se dio cuenta de que la Tierra giraba alrededor del Sol, no se atrevió a publicar sus puntos de vista hasta que estaba en su lecho de muerte. Él le temía a la reacción de la iglesia, que seguía insistiendo que la Tierra se encontraba en el centro del universo.

Este nuevo espíritu de indagatoria y el interés por las humanidades finalmente condujeron a algunas personas a preguntarse sobre la autoridad de la iglesia. Pensadores tales como Jan Hus, en Bohemia, y John Wycliffe, en Inglaterra, valientemente comenzaron a cuestionar a la iglesia de forma abierta. Las opiniones individuales de las personas se volvieron más importantes; los gobernantes y la iglesia ya no podían actuar de manera arbitraria.

El nacimiento de un mundo moderno
La exigencia por un cambio conllevó avances en las ciencias y las artes, e incluso hizo que algunas personas navegaran a tierra inexploradas. Las recién creadas universidades fomentaron nuevas ideas. El dinero y el comercio también se tornaron significativos. Los alimentos y los productos, tales como el café, el tabaco, el azúcar, la papa, la piña, la porcelana y el algodón, se llevaban a Europa desde África, América, India y China.

Dado que ya no estaban aferradas a la tierra por el feudalismo, las personas comenzaron a viajar más. Muchos se trasladaron a ciudades y poblaciones para buscar fortuna. Europa noroccidental se hizo más importantes y lentamente el poder cambió, de los nobles y los clérigos a los banqueros y los políticos. Estos cambios marcaron el inicio de un mundo moderno que se habría de desarrollar rápidamente durante los siguientes 400 años.

Vida diaria en Florencia
Florencia, Italia, era uno de les centros del Renacimiento más importantes para el aprendizaje y el arte. Lorenzo de Médicis se convirtió en el cogobernante de la ciudad junto con su hermano Giuliano, en 1469, y fue un poderoso padrino de muchos escritores, artistas y científicos.



La ciudad se enriqueció debido al comercio y a la mercadería, sus gentes vestían ropas finas y sus calles estaban atestadas de habilidosos artesanos.

OTROS DATOS:

Durante el Renacimiento, la persona ideal era "el hombre o la mujer universal". Esto quería decir una persona educada y hábil en una gran variedad de materias, que incluían literatura, pintura, ciencia, música y filosofía.



Desiderio Erasmo (1467-1526), que nació en Holanda, era viajero y escritor. Aunque era católico, sus puntos de vista chocaron con los de la iglesia.



Desarrollada en la década de 1440, la imprenta de Gutenberg, con tipos movibles, hizo que por primera vez los libros estuvieran al alcance de las personas en toda Europa.



Los arquitectos del Renacimiento copiaron los elegantes estilos de la antigua Grecia y Roma para contribuir edificios como el Tempietto (templete), en Roma.



Sandro Botticeli (1445-1510) era un artista italiano, famoso por sus pinturas religiosas y mitológicas, tales como su espléndida "Adoración de los Reyes". Fue patrocinado por la influyente familia Médicis, de Florencia.


Artículos relacionados

El Renacimiento 1450 - 1600
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.