La Guerra de los 100 años, Edad Media 1337 - 1453


La guerra de los 100 años fue una serie de guerras cortas y costosas en las cuales los reyes ingleses trataron de dominar Francia, pero se encontraron con gran resistencia por parte de los franceses.

En 1328, Carlos IV de Francia murió sin dejar un heredero directo. Los barones franceses le dieron el trono a su primo, Felipe VI, sin embargo, el sobrino de Carlos, Eduardo III de Inglaterra, lo desafió y Felipe le confiscó a Eduardo sus tierras en territorio francés.

En 1339 se inició la guerra. Al principio del conflicto, que en realidad duró 116 años, los ingleses derrotaron las flotillas francesas en el Canal de la Mancha, en el sitio de Sluys, y luego invadieron Francia, ganaron una importante batalla en Crécy y capturaron Calais. Ambas partes quedaron sin fondos y tuvieron que acordar una tregua, que duró de 1347 a 1355.

En 1355 se llevó a cabo otra invasión por parte de los ingleses, liderada por el heredero de Eduardo, también llamado, y conocido como el Príncipe Negro. Él ganó una famosa batalla en Poitiers.

El tratado de Bretaña de 1360 le otorgó a Inglaterra vastas regiones de Francia. No obstante, una nueva campaña se inició e Inglaterra perdió la mayor parte de sus posesiones en Francia.

Los reyes niños y la tregua
A finales de la década de 1360, los tronos franceses e ingleses fueron heredados por niños, Carlos VI de Francia y Ricardo II de Inglaterra. El tío de Ricardo, Juan de Gaunt (1340-1399), gobernó por él. En 1396, Ricardo II se casó con la hija de Carlos VI, y se acordó una tregua de 20 años.

El fin de una costosa guerra


Después de una prolongada tregua, la guerra comenzó de nuevo en 1415. Enrique V (1387-1422), el aventurero rey de Inglaterra, revivió el antiguo deseo de su país por el trono francés.

Inglaterra aún tenía control sobre Calais y de parte de Bordeaux. Enrique capturó Harfleur, en Normandía, y aplastaron a los franceses en Agincourt. Luego, Enrique ocupó gran parte del norte de Francia. Carlos VI lo nombró heredero del trono francés en 1430. Además, se casó con la hija de Carlos, Catalina de Valois. Enrique falleció tan solo 15 meses después, dejando el trono a su infante hijo, Enrique VI. Carlos VI murió poco desúés

En apoyo de sus pretensiones, el tío de Enrique, Juan Duque de Bedford, se tomó Orleans. Las fuerzas francesas, lideradas por una joven campesina de 17 años, Juana de Arco, defendieron la ciudad con éxito. Juana aseguraba que había tenido visiones y escuchado voces que le decían que liberara a Francia. Ella escoltó al nuevo y aún no coronado rey, Carlos II, hasta Reims para su coronación. No obstante, Juana fue pronto derrotada en París y capturada por los Burgundianos. Éstos la vendieron a los ingleses, quienes la quemaron como si fuera una bruja.

Se presentaron luchas esporádicas durante algunos años después. Los franceses recapturaron sus tierras en 1453, lo que dio por terminada la guerra. Sólo Calais siguió siendo parte de Inglaterra. Esta había sido una guerra, pero fue el pueblo el que tuvo que pagar por el precio.

La Batalla de Agincourt


La batalla de Agincourt en 1415 fue una notable victoria inglesa. Enrique V estuvo al mando de aproximadamente 900 hombres armados y 3000 arqueros. Los franceses tenían por lo menos tres veces más cantidad de soldados fuertemente armados, pero estaban dirigidos de forma errónea y desorganizada.

OTROS DATOS:

Juan de Gaunt (Ghent, en Bélgica) fue uno de los hijos de Eduardo III. Como regente (1377-1386) para su sobrino Ricardo II, fue el hombre más poderoso de Inglaterra.



Eduardo, Príncipe de Gales, padre de Ricardo II, obtuvo su sobrenombre de Príncipe Negro por el color de su armadura.



El arco largo inglés (izquierda) disparaba más lejos y rápido que ningún otro que hubiera existido. El arco cruzado francés (derecha) era más fácil de cargar, pero era mucho más lento.



Eduardo III invadió Francia en 1346. Su ejército de 10000 soldados derrotó a un ejército francés dos veces más grande, en Grécy. Los arcos largos de los ingleses fácilmente vencieron a los arcos cruzados de los franceses.



A los 17 años, Juana de Arco (1412-1431) lideró a los franceses en contra de los ingleses durante la época más oscura en la historia de Francia. Los ingleses la acusaron de bruja, dado que ella aseguraba que tenía visiones y oía voces que le decían que sacara a los ingleses de Francia.



Juana de Arco fue quemada en una hoguera en 1431; 600 años más tarde, en 1920, fue canonizada.


Artículos relacionados

La Guerra de los 100 años, Edad Media 1337 - 1453
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.