La peste o muerte negra en la Edad Media 1347 - 1351


La Muerte Negra fue uno de los peores desastres de la historia. Dio como resultado el fallecimiento de cerca de un tercio de la población del Medio Oriente y Europa.

La Muerte Negra aniquiló cerca de 25 millones de personas tan solo en Europa y probablemente a varios millones más en Asia. Era una forma de peste bubónica y tomó su nombre de las manchas de sangre que se formaban bajo la piel y que se tomaban de color negro. También se presentaba inflamación en la ingle y las axilas.

Las víctimas con frecuencia sufrían una muerte horrible, apenas horas después de aparecer los síntomas. La plaga era transmitida por las pulgas de las ratas, que también se alimentaban de la sangre de los humanos.

La Muerte Negra se desarrolló y se convirtió en la plaga neumónica, que se transmitía de persona a persona, mediante el tacto o el estornudo. La enfermedad provenía del sur de China o Burma, a través de Asia Central, a lo largo de la Ruta de la Seda, hasta Bagdad y Crimea, traída por los ejércitos mongoles.

En 1347, llegó por barco a Génova, Italia. Luego se expandió hacia el occidente y el norte, llegó a París y Londres en 1348; y a Escandinavia y Rusia en 1349. No había forma de protegerse contra la plaga, y mató tanto a ricos como a pobres por igual.

Los efectos inmediatos de la Peste Negra


La Muerte Negra devastó regiones enteras: las casas quedaron deshabitadas, las aldeas y las ciudades fueron abandonadas y los pueblos en determinados mercados y en áreas enteras fueron completamente exterminados. Bagdad y La Meca quedaron vacías.

Los campos estaban atestados de cadáveres sin enterrar, pues los médicos, los sacerdotes y las personas que habían enterrado los cadáveres también habían perecido. La sociedad y la economía de Europa comenzaron a desintegrarse.

Los efectos a largo plazo de la Peste Negra


La Muerte Negra se había esparcido. Destruyó la fe en Dios de muchas personas. Para ellos, no parecía tener lógica el hecho de que matara a buenos y perversos por igual. Las granjas se abandonaron y las iglesias quedaron desiertas.

Hasta la aparición de la Muerte Negra, había exceso de mano de obra y los salarios eran bajos; pero con la escasez de mano de obra después de la peste, los sueldos se dispararon. Muchos campesinos comenzaron a trasladarse a las ciudades vacías, a trabajar por dinero real, por primera vez en sus vidas.

El ya habilitado sistema feudal colapsó. Hubo revueltas. Europa y el mundo musulmán estaban conmocionados. Durante los siguientes 100 años, muchas cosas cambiaron. El período medieval estaba cediéndole el turno a un mundo nuevo, más inquisitivo.

OTROS DATOS:

Las ciudades europeas eran sucias y estaban llenas de basura, ratas y excrementos humanos en las calles. Los desperdicios humanos se tiraban por las ventanas de las casas y los transeúntes los pisaban. La ausencia de la higiene básica hizo más fácil la rápida difusión de la plaga.



Las ratas eran comunes en los hogares, los barcos y las tiendas de alimentos; por ello la enfermedad se diseminó con rapidez entre la población.



La Muerte Negra era transmitida por las pulgas de las ratas. Probablemente se esparció a partir de un área del sur de China o el sur de Asia.



En el arte de la época, la Muerte Negra era representada como un esqueleto montando con furia un caballo.



La Muerte Negra se expandió por Europa desde Génova. Algunas áreas, tales como Irlanda y partes de Francia, perdieron sólo un diez por ciento de su población; pero otras regiones, como el norte de Italia, el oriente de Inglaterra y Noruega, perdieron hasta el 50 por ciento.



La gente quemaba la ropa de los cadáveres para evitar que la enfermedad se esparciera. Sin embargo, esta medida falló, pues la causa real de la plaga eran las pulgas que vivían en las ratas, que eran abundantes en la época.



Por la noche, se llenaban carretas con cadáveres incluso mientras los familiares aún lamentaban la muerte de su ser querido. Eran llevados lejos para ser enterrados. La Muerte Negra se expandió con rapidez en las ciudades debido a las condiciones de hacinamiento y a la falta de higiene. Ni siquiera los monasterios aislados escaparon a la peste, pues hasta allí llegaban personas infectadas clamando ayuda.


Bibliografía:

Enciclopedia de Historia Universal. Una Publicación de KINGSIFHER. Edición especial para Periódicos Asociados Ltda.

https://www.britannica.com

Artículos relacionados

La peste o muerte negra en la Edad Media 1347 - 1351
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más