Los aztecas en el Renacimiento 1430 - 1520


En el siglo XV los aztecas dominaban en México desde su extraordinaria ciudad de Tenochtitlán, custodiada por pirámides, ubicada sobre una islas en la mitad de un lago.

Por el año 1500, los aztecas controlaban un gran imperio en México. Dicho imperio se expandió en 1430, bajo el gobierno del emperador Itzcóalt.

Tenochtitlán tenía una población cercana a los 300 mil habitantes en el año 1500, cuando alcanzó su máximo poderío, durante el gobierno de Montezuma II. Para alimentarse, cultivaban comida en tierras artificiales o chinampas, que se construían en el lago Texcoco, en el medio del cual se ubicaba la ciudad.

Las tierras conquistadas suministraban maíz, fríjol y cocoa, telas de algodón, oro, plata y jade para los artesanos aztecas. Los mercaderes traían turquesa de la tribu Pueblo del norte, mientras que desde el sur traían plumas de muchos colores, que eran utilizadas para las elaboradas capas decoradas, los abanicos, los tocados y los escudos.

La sociedad azteca estaba organizada en líneas militares. Todos los jóvenes prestaban servicio en el ejército entre los 17 y los 22 años. Algunos se quedaban por más tiempo, dado que hasta un humilde campesino podía aspirar a convertirse en un comandante del ejército, si era lo suficientemente bueno.

Sacrificios humanos


Una de las principales tareas del ejército era tomar muchos prisioneros durante la guerra. Los prisioneros se sacrificaban en Tenochtitlán, en la gran pirámide de los templos, en el centro de la ciudad. El sacrificio de sangre religioso era importante para los aztecas, quienes realizaban dichos sacrificios para diferentes dioses. Se creía que todos estos dioses necesitaban grandes cantidades de sangre humana, especialmente el dios de la guerra, Huitzilopochtli. Esta agresividad armada y los sacrificios humanos, lentamente volvieron a los vecinos de los aztecas contra ellos.

Surgimiento y caída de los aztecas


Los aztecas mantenían relaciones comerciales con tierras alejadas de México, en lo que en la actualidad se conoce como Estados Unidos, y hacia el sur, con Colombia. Vendía objetos de gran valor fabricados por artesanos: ropa, joyas, así como objetos para el hogar y para las ceremonias. También exigían tributos, que eran pagos realizados por las ciudades para que los aztecas no las invadieran.

La capital, Tenochtitlán, era una de las ciudades mejor planeadas del mundo. Las calles y los canales estaban dispuestos en forma de grilla sobre su isla en el lago, y yacía alrededor de una gran área ceremonial de pirámides, templos, palacios y jardines.

Tres caminos anchos conectaban la ciudad con la orilla. Sin embargo, la avaricia de los aztecas por obtener víctimas para los sacrificios significó que, cuando los españoles llegaron en el año 1520, sus sociedades vecinas ayudaron a los extranjeros a conquistar a los aztecas, tan sólo un año después.



Los mercaderes viajaban a todas partes de la ciudad, y algunos de ellos actuaban como espías para el emperador. Dichos caminos también suministraban una buena defensa para la ciudad. Cuando los españoles, llegaron, fueron el engaño y las enfermedades los que ayudaron a derrotar a los aztecas, más no los ataques directos.

OTROS DATOS:

El emperador era tratado como un dios y sólo le podían hablar los sacerdotes y los nobles. La gente del común tenía que mantener sus ojos sobre el piso cuando el emperador atravesaba la capital.



Esta estatua de terracota muestra un rostro de calavera que sonríe odiosamente y que representa al dios azteca de la muerte. Los aztecas usaban, además, cráneos humanos para fabricar sus máscaras. Los incrustaban con turquesas y conchas de mar, y los forraban por dentro en cuero rojo.



Este tocado ceremonial del siglo XVI está hecho principalmente de plumas de quetzal. También se utilizaban plumas de loro de color café, carmesí, blancas y azules.



Los aztecas dominaron el centro de México, de costa a costa, incluyendo un gran número de ciudades; y además influenciaron áreas mucho más amplias hacia el norte y hacia el sur.



Los sacerdotes eran una clase especial dentro de la sociedad azteca, responsables de administrar todo un calendario de elaboradas ceremonias y sacrificios religiosos. Para los sacrificios humanos utilizaban cuchillos con hojas obtenidas de piedras bastante filosas, el pedernal o la obsidiana.



Los aztecas del común vivían en chozas con techos de paja. Se alimentaban con tortas de maíz con fríjol condimentado y rellenas de vegetales, muy parecidas a las tortillas mexicanas de hoy.



Los aztecas en la Edad Media

Bibliografía:

Enciclopedia de Historia Universal. Una Publicación de KINGSIFHER. Edición especial para Periódicos Asociados Ltda.

https://www.britannica.com

Artículos relacionados

Los aztecas en el Renacimiento 1430 - 1520
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más