Independencia de los Países Bajos en el Renacimiento 1477 - 1648


Los Países Bajos comprendían un área protestante que se desarrollaba rápidamente, con un promisorio futuro, pero que estaba gobernada por la España católica. Los neerlandeses querían controlar sus propios asuntos.

Tras el colapso del imperio de Carlomagno en el siglo IX, los Países Bajos, conformados por 17 provincias en lo que en la actualidad son Bélgica, Luxemburgo y Holanda, se fragmentaron en forma de propiedades de varias familias gobernantes. en los siglos XIV y XV, los duques de Borgoña, Felipe el Calvo y Juan sin Miedo, adquirieron Flandes (bélgica) y los Países Bajos. Estas tierras quedaron bajo el control de Borgoña hasta que Carlos V, quien heredó dichas tierras y era miembro de la dinastía Habsburgo, las convirtió en propiedad española en 1516. Esto no fue del agrado de la gente de los Países Bajos, dado que la mayoría de ellos era protestante.

La lucha por la independencia se inició cuando el hijo de Carlos, Felipe II, se convirtió en rey de España, en 1556. Él resistió la oleada protestante y trató de tomar el control por completo. Envió al duque de Alba como gobernador a los Países Bajos con la orden de utilizar el terror, si era necesario, para eliminar cualquier oposición.

el duque de Alba ejecutó a los líderes del movimiento de independencia y esto dio como resultado revueltas por parte de los neerlandeses, lideradas por William de Orange. Entre más cruel se comportaba el duque de Alba, más oposición se generaba. Había ejecuciones públicas, las ciudades eran víctimas de pillaje y se masacraban poblaciones enteras. Los neerlandeses utilizaron muchas prácticas de guerrilla, tales como la inundación de las tierras bajas para frenar el desplazamiento. En 1576, las tropas españolas saquearon Antwerp, uno de los puertos más ricos de Europa, y acabaron con su prosperidad.

Lucha e independencia


Muchos comerciantes y banqueros se trasladaron a Ámsterdam, la reconstruyeron y formaron una bella ciudad defendida por canales y por un ejército naval en crecimiento. Desarrollaron el comercio moderno, la banca y la industria, y se convirtieron en uno de los centros protestantes más importantes de Europa.

España retomó el control de las provincias católicas del sur (Bélgica), pero en 1581, siete provincias protestantes del norte se declararon independientes. Afortunadamente para ellos, España se encontraba luchando con Francia, Inglaterra y los otomanos, y de esa forma no puedo detener a lo holandeses.

Esta lucha por la independencia fue una guerra religiosa y una pelea entre los burgueses de las ciudades holandesas modernas y la jerarquía real española tradicional. Liderados por William de Orange, los holandeses declararon la República de los Países Bajos Unidos. Una tregua siguió en 1609, aunque no fue sino hasta 1648 que España oficialmente reconoció la independencia holandesa.

OTROS DATOS:

William de Orange (el Silencioso) se convirtió en gobernador español del área de los Países Bajos en 1559, pero se sublevó contra la corona española y lideró la revolución holandesa de 1567 a 1572. Se convirtió al calvinismo en 1573 y fue declarado un forajido. Fue asesinado en 1584 por un católico fanático: Baltasar Gerards.



Una caricatura de la época muestra al aristócrata duque de Alba pisoteando a los herejes de los Países Bajos, parado sobre los cadáveres de los protestantes ejecutados.



Durante la toma de Louvain, en 1571, el heroico duque utilizó con éxito todos los medios posible para derrotar a la superior fuerza armada de los españoles.



Las provincias unidas se enriquecieron a medida que la tierra pantanosa era secada y desarrollada. Como país protestante con un comercio y una industria en crecimiento, se hizo necesaria la independencia del yugo español, que un potencia imperial anticuada.



El saqueo de la rica ciudad de Antwerp por los españoles, en 1576, fue el último ataque contra los holandeses. A partir de ese momento se decidieron a expulsar a los españoles.



Se arma la batalla en Zuider Zee, al oriente de Ámsterdam, entre la poderosa armada española y los pequeños botes de los holandeses, en 1573. Como sucedió con los ingleses, los botes más pequeños fueron más ágiles que los veleros españoles y hundieron muchos de ellos.


Artículos relacionados

Independencia de los Países Bajos en el Renacimiento 1477 - 1648
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.