La Guerra de los 30 años 1618 - 1648


La guerra de los 30 años fue la primera guerra del mundo moderno. Comenzó como un conflicto religioso entre católicos y protestantes y terminó como una guerra por el poder de Europa.

En 1618 explotaron las tensiones en Bohemia entre católicos y protestantes, y entre los Habsburgo y otras casas reales. Fernando II, el santo emperador romano, heredó el trono bohemio en 1617 y dos años más tarde, en 1619, heredó el trono de Austria. Hasta esa época, los Habsburgo habían adoptado una posición neutral en asuntos de religión.

Bohemia había sido durante mucho tiempo, aunque Fernando era católico. De forma inteligente, Fernando forzó a Bohemia a convertirse al catolicismo. Esta situación dio como resultado que los bohemios se volcaran contra él. En 1619, los gobernantes alemanes que eligieron al santo emperador romano llevaron a cabo una reunión en Praga. Depusieron a Fernando II de su cargo de rey de Bohemia y pusieron a Federico, un protestante, en su lugar. El resultado fue una serie de guerras que se lucharon principalmente en Alemania, y las cuales finalmente involucraron a la mayor parte de Europa durante los siguientes 30 años.

Al principio, los católicos ganaron la mayoría de las batallas gracias a la ayuda monetaria proveniente de los Habsburgo españoles. En 1125, los daneses se aliaron con el partido protestante sin esperar beneficio. Los católicos tenía dos generales sobresaliente, el conde Wallenstein y el conde Tilly, cuyas tropas luchaban bien y, en el año 1629, los aliados protestantes se metieron en problemas.

Suecia entra a la guerra de los 30 años



Federico escapó y un príncipe católico, Maximiliano de Bavaria, fue nombrado rey de Bohemia. Después, la lucha se trasladó al norte. Liderado por Wallenstein, el ejército del emperador derrotó a los daneses y ocupó el norte de Alemania. Parecía que nada podía detener a Fernando de forzar a Alemania a convertirse al catolicismo hasta que, en 1630, el protestante Gustavo Adolfo de Suecia entró a la guerra. Él recuperó el norte de Alemania derrotando sobradamente a los católicos en las batallas de Breitenfeld y Lutzen. No obstante, las batallas jugaron su papel. Tilly fue asesinado en Breitenfeld y Gustavo murió en Lutzen.

Los franceses entraron a la guerra en 1635, un día después de que los suecos fueron derrotados en Nordlingen. El ministro francés, el cardenal Richelieu, ya les había brindado su apoyo a los protestantes, dado que se oponía a los ambiciosos de Habsburgo. El mismo año, los príncipes protestantes alemanes se retiraron de la guerra, en bancarrota y derrotados.

Muchas alianzas se intercambiaron y el conflicto se complicó. Los distintos países tenían objetivos diferentes. Los franceses avanzaron hacia la Bavaria católica para derrotar a los Habsburgo españoles, mientras que los suecos derrotaron a los Hasburgo de Austria. Cuando los franceses y los suecos estaban listos para tomarse Bavaria, y de esa forma amenazar a Austria, el emperador Habsburgo pidió la paz.

Los resultados de la guerra de os 30 años



Durante esta larga guerra se utilizaron grandes armas y tropas mercenarias. Esto tuvo costos altos y causó gran devastación. Las tropas saquearon áreas enteras de Alemania e incluso algunas veces se cambiaron de bando. Alemania estaba en ruinas, y los Países Bajos y Suecia obtuvieron la independencia. No obstante, Francia, Suecia y Holanda se fortalecieron.

Algunos estados adquirieron tierras, mientras que otros las perdieron. Un estado alemán, Brandenburgo-Prusia, se volvió más fuerte y habría de adquirir mayor poder. Los Habsburgo perdieron su poder y el santo Imperio Romano se deilitó. Los almenes quedaron divididos en 300 pequeños estados. Muchos gobiernos europeos se volvieron seculares, lo cual significaba que ya no forzaban a sus súbditos a tener creencias religiosas. La paz en Westfalia, que dio fin a la guerra, fue el primer tratado importante en Europa durante la época moderna.

Defenestración de Praga





La defenestración de Praga fue un acto decisivo llevado a cabo por algunos nobles protestantes bohemios. En una reunión con algunos de los representantes del emperador católico de Hasburgo, se presentó una discusión. Los hombres del emeprador fueron lanzados por las ventanas del castillo de Hradcany, buluarte de los Habsburgo de Praga. Esta acción violenta di inicio a la guerra de los 30 años en 1618.

OTROS DATOS:

Fernando II de Austria era un católico romano con determinación que creía que tenía derecho a inculcar a otros su religión por la fuerza.



Federico, el "rey del invierno", quien sólo estuvo en el poder durante un año, también fue gobernante de un estado alemán llamado el Palatinado.



La utilización de rifles y cañones incrementó la destrucción y los costos de la guerra. El mosquete de cerrojo fue mejorado por los suecos con el fin de hacerlo más liviano y rápido de recargar.



El conde católico Albrecht Wallenstein (1583-1634) fue un general sobresaliente. Se hizo rico después de la guerra y trató de construir su propio imperio en el norte de Alemania. Esto lo hizo muy impopular con el emperador y finalmente condujo a su caída.



Uno de los peores eventos de la guerra de los 30 años fue la destrucción de la ciudad alemana de Magdeburgo a manos de los católicos bajo el mando del conde Tilly, en 1631. Hasta ese momento, Tilly era altamente respetado en toda Europa.



Wallenstein y sus hombres fueron asesinados en Eger, Alemania, en 1634, cuando se descubrió que estaba utilizando la guerra como una forma de volverse poderoso.


Artículos de interés

0 comentarios

Recibe actualizaciones en tu e-mail

Síguenos en Facebook