Los Estuardos 1603 - 1649


La dinastía Estuardos provenía de Escocia. En Inglaterra, enfrentaron una situación política complicada que los condujo a seis años de guerra civil y a la caída de un rey.

La reina Isabel I, última monarca Tudor de Inglaterra, murió en 1603 sin dejar heredero. Jaine VI de Escocia, hijo de María, reina de los escoceses, la sucedió como Jaime I de Inglaterra. Jaime era descendiente de la hermana de Enrique VIII y de la tía de Isabel, Margarita Tudor, quien se casó con el rey escocés, Jaime IV, en 1503. Su familia, los Estuardos, gobernaron Escocia durante más de 200 años.

Inglaterra y Escocia tenían ahora el mismo rey, pero seguían como países separados. Jaime soñó con unificarlos , pero muchos ingleses y escoceses se opusieron. Jaime trató de lograr la paz entre los católicos, los anglicanos y los puritanos. Los puritanos eran protestantes de extrema que buscaban abolir las ceremonias y la música de la iglesia, los obispos, las jerarquías de la iglesia y otras tradiciones papales. Jaime los enfureció cuando se rehusó a ir hasta donde ellos querían. Sin embargo, ordenó una nueva producción de la Biblia, la Biblia del rey Jaime, con el fin de unificar a los cristianos.

Jaime, el derrochador



Jaime hizo la paz con la España católica con el fin de tratar de aliviar las tensiones entre los católicos y los protestantes europeos, y Gran Bretaña estuvo en paz durante 20 años. No obstante, en 1624, Jaime fue arrastrado a 30 años de guerra en Alemania por el lado protestante, en apoyo a su yerno, Federico, que era un príncipe alemán.

Jaime incurrió en excesivas deudas . Los costos de mantener un país se aumentaron y el mismo Jaime era un derrochador. Él estaba convencido de que el parlamento le debía obediencia y que le tenía que dar lo que él pidiera. Pero el parlamento y los ministros del rey se habían fortalecido en la época de los Tudor, Jaime se disgustó con éstos cuando le negaron sus exigencias de dinero.

Carlos I



Jaime I trató de complacerlos a todos. Era muy impopular en Inglaterra, dado que cometía errores y debido a que su esposa danesa, Ana, era católica. Su creencia en los derechos del rey tampoco era bien recibida. Cuando murió, en 1625, su hijo Carlos se hizo rey y heredó su impopularidad.

Carlos I tampoco estaba de acuerdo con la interferencia del parlamento y manejó algunas situaciones de la peor manera. La gente comenzó a tomar partido y a apoyar al rey o al parlamento. Esta situación se convirtió en una batalla entre las ideas tradicionales y modernas. Cuando en 1629 el parlamento se rehusó a darle a Carlos más dinero y a permitirle gobernar como quería, éste envió a casa a los parlamentarios y trató de gobernar sin ellos.

Carlos gobernó sin el parlamento durante 11 años, pero su corte y sus ministros se dividieron sobre asuntos importantes. Carlos también enfureció a los escoceses, quienes pensaban que se había vuelto demasiado inglés y por lo tanto le retiraron su apoyo.

El parlamento, convocado nuevamente en 1640, se unió en contra del rey. Trató de limitar sus poderes y de suprimir a sus seguidores. En 1642, Carlos trató de arrestar a cinco líderes parlamentarios, pero el parlamento, incluida la nobleza, se opuso por completo. Carlos abandonó Londres y formó un ejército.

La conspiración de la pólvora





Los católicos en Inglaterra frustrados debido a la intolerancia protestante hacia ellos y, aunque Jaime trató de complacerlos a todos, las opiniones tomaban rumbos de conflicto. Algunos católicos veían la violencia como la única forma de ganar tolerancia para los católicos, aunque muchos no estaban de acuerdo con esta idea.

Un pequeño grupo conspiró para matar al rey y los parlamentarios mediante la explosión del parlamento durante una inauguración ceremonial, el 5 de noviembre de 1605. Uno de los conspiradores fue Guy Fawkes, quien fue descubierto cuidando barriles de pólvora en los sótanos del parlamento. Él y otros conspiradores fueron arrestados, torturados y horriblemente asesinados. Después de esto, las actitudes hacia los católicos se endurecieron.

OTROS DATOS:

Durante las épocas de los Tudor y los Estuardos, las personas adineradas adquirieron mayor poder e influencia. Sin embargo, los desacuerdos se incrementaron entre los diferentes grupos, especialmente en asuntos relacionados con dinero, negocios y religión.



La Biblia del rey Jaime, o la versión autorizada publicada en 1611, fue cuidadosamente traducida bajo la supervisión de Jaime I, con el fin de que fuera una sola Biblia para los anglicanos, los puritanos y los católicos. La obra fue muy admirada dada la belleza de su lenguaje y sobrevive en la actualidad. Aún se utiliza en algunas iglesias.



Aparentemente, Jaime I tartamudeaba y babeaba. Sin embargo, era un rey inteligente que hizo lo mejor que pudo en situaciones difíciles y, durante esta época, Inglaterra y Escocia casi lograron la unificación. Él no era tan popular como pensaba en cuanto al derecho de un rey a gobernar como quisiera.



A medida que crecía la prosperidad en Inglaterra durante las épocas de los Tudor y los Estuardos, se reconstruyeron muchas ciudades. No fueron planeadas, pero fueron reconstruidas alrededor de sus calles serpenteantes.


Bibliografía:

Enciclopedia de Historia Universal. Una Publicación de KINGSIFHER. Edición especial para Periódicos Asociados Ltda.

https://www.britannica.com

Artículos relacionados

Los Estuardos 1603 - 1649
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más