Austria y Prusia en el siglo XVIII (1711 - 1786)


Al imperio austríaco ya se le acababa su apogeo y la Prusia de los Brandeburgo se hacía más fuerte. Ambos imperios trataron de dominar los demás estados de Alemania.

Carlos VI, archiduque de Austria, se convirtió en el santo emperador romano en 1711. Eso lo convirtió en el hombre más poderoso de Europa y agregó las tierras del santo Imperio Romano al territorio austríaco. Después de la muerte de Carlos, en 1740, tres hombres aseguraban que ellos, y no la hija de Carlos, María Teresa, deberían ser coronados. Los rivales fueron Carlos de Bavaria, Felipe V de España y Augusto de Sajonia. La situación se tornó más complicada a medida que se unían otros estados europeos.La guerra de sucesión austríaca (1740-1748) comenzó cuando los prusianos invadieron la provincia austríaca de Silesia. Prusia era apoyada por Francia, Bavaria, Sajonia, Cerdeña y España. Sin embargo, Gran Bretaña, Hungría y Holanda apoyaban a María Teresa. Finalmente, María Teresa mantuvo su trono, Austria se debilitó y Prusia se quedó con Silesia. El equilibrio del poder en Alemania se fue hacia el lado de Prusia y el santo e Imperio Romano comenzó a declinar. Más de un siglo después, en 1870, fue Prusia la que unificó Alemania, y Austria quedó por fuera.

La Prusia de los Brandeburgo

La antigua dinastía Hohenzollem de Brandeburgo heredó Prusia en 1618. En 1700, la Prusia Brandeburgo se había convertido en una potencia protestante importante, con Berlín como su capital. Sus electores (los reyes) construyeron un gobierno eficiente y ayudaron a sus industrias a prosperar. La subida de Prusia al poder comenzó durante el mandato de Federico Guillermo 1 (gobernó entre 1713 y 1740), quien montó su propio ejército. Su sucesor en 1740, Federico el Grande, utilizó dicho ejército para desafiar a Austria, Francia y Rusia. Durante su reinado, duplicó el tamaño de Prusia, mejoró su economía e industria y la convirtió en centro cultural de la Ilustración. Durante los siguientes 100 años, Prusia adquirió más tierras y progresivamente dominó Polonia y el norte de Alemania.

OTROS DATOS:

María Teresa fue la emperatriz de los Habsburgo entre 1740 y 1780. Lentamente, mejoró las condiciones del imperio austríaco con la ayuda de unos ministros bien escogidos, para así reformar el gobierno local, la educación y el ejército



El palacio imperial de verano de Schonbrunn, en Viena, fue construido entre 1696 y 1730. Es un enorme y magnifico ejemplo de la arquitectura decorativa rococó.



Federico el grande fue el elector de Prusia, de 1740 a 1786. Era firme, valiente y ambicioso. Durante su liderato, Prusia se convirtió en una nación muy fuerte. Estableció la tolerancia religiosa en Prusia y liberó a sus siervos. Sin embargo, muchos hombres murieron como resultado de las guerras que lideró.



En la batalla de Fontenoy, en Bélgica, en 1745, Francia tuvo una gran victoria sobre Austria y sus aliados. En esta pintura, el rey francés, Luís XV señala al héroe de la batalla, Marshal Saxe.


Bibliografía:

Enciclopedia de Historia Universal. Una Publicación de KINGSIFHER. Edición especial para Periódicos Asociados Ltda.

https://www.britannica.com

Artículos relacionados

Austria y Prusia en el siglo XVIII (1711 - 1786)
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.

1 Comentarios:

Tulis Comentarios
avatar
1 de noviembre de 2014, 9:02

Buen artículo
Creo que debe haber una 2 parte

Reply

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más