La expansión rusa 1613 - 1725


A comienzos del reinado de Pedro el Grande, Rusia era un estado subdesarrollado. Pedro comenzó el proceso y convirtió a Rusia en una de las superpotencias mundiales.

En 1682, a la edad de 10 años, Pedro I, conocido como Pedro el Grande, se convirtió en zar conjunto de Rusia, con su medio hermano, Iván V. Su media hermana, Sofía Alekseyevna, gobernó como regente mientras estaban jóvenes. Iván era débil mentalmente y Pedro se sintió frustrado por esta situación. En 1689, Pedro asumió el control total. A comienzos de su reinado, Rusia era un estado relativamente subdesarrollado, comparado con los países de Europa occidental. La ambición de Pedro era convertir a Rusia en una gran potencia europea.

Rusia mira hacia occidente

Rusia era un vasto y potencialmente rico país. Sus exploradores se aventuraron hacia el oriente, hacia Siberia. Los montes Urales, ricos en minerales, se habían abierto para proveer nuevos recursos. Pero quería quitar el enfoque de Rusia en Oriente y la hizo virar hacia Occidente. Esto significó reducir el poder de los boyardos (los nobles). Los nobles habían sido la clase gobernante y heredera en Rusia desde el siglo X, y querían preservar la tradición y continuar beneficiando sus propios intereses. Pedro se dio cuenta de que Rusia permanecería aislada a menos que asegurara un sitio en occidente, ya fuera a través del mar Báltico, que estaba dominado por Suecia, o por el Mar Negro, dominado por los otomanos. Rusia no contaba con puertos, excepto el de Archangelsk, en el extremo norte, que se congelaba durante los meses de invierno.

Para ganar un puerto de aguas tibias, Pedro se dio a la tarea de conquistar territorio costero. Capturó a Azov, en el Mar Negro, del poder de los otomanos (aunque más tarde la volvió a perder). En 1 700, se fue de nuevo a la guerra con Suecia, y derrotó a Carlos XII en Poltava, Ucrania. En el subsiguiente tratado de paz, ganó Estonia y Livonia. Esto le otorgó la base que necesitaban sobre la costa báltica.

Pedro y el occidente

Pedro centralizó el gobierno y puso a la iglesia ortodoxa bajo el control del estado. Cambió el papel de la nobleza y les pidió que le sirvieran. En 1697, Pedro comenzó una travesía de 18 meses por el occidente de Europa, especialmente por Holanda e Inglaterra, y aprendió las costumbres y destrezas de Occidente. Él viajó extensamente, disfrazado de ciudadano del común, y visitó fábricas, hospitales, asilos de pobres y museos. Con el fin de aprender el arte de la fabricación de barcos, Pedro trabajó como carpintero en diferentes muelles europeos. Acto seguido, contrató a cientos de obreros y técnicos para que les enseñaran sus habilidades a los rusos.

A su retomo a Rusia, Pedro creó un nuevo servicio civil organizado a lo largo de las lineas europeas e hizo que los miembros de su corte adoptaran el vestido y las maneras occidentales. Construyó fábricas, canales y caminos, y fundó nuevas industrias. Mejoró el ejército y construyó una fuerza naval mientras fundaba San Petersburgo como su nueva capital. Aunque Pedro era muy entusiasta, también a veces era violento y cruel, y esto le hizo perder soporte. El trabajo de Pedro sólo estaba en la mitad cuando murió en 1725, pero había comenzado el proceso que más tarde convertiría a Rusia en una de las superpotencias del mundo moderno.

OTROS DATOS:

Pedro del Grande (1672-1725) es representado en esta imagen como un gato.



Pedro alentó la artesanía fina. Le regaló a su hijo Alexis este joyero en 1694. También podría ser cruel. Mucho más tarde, el puso en prisión a Alexis, quien murió después de ser torturado.



El zar Pedro tenía gran energía y constantemente se dedicaba a elaborar leyes, entrenar tropas, planear ciudades, construir barcos e incluso a extraer dientes. Era muy cuidadoso con el dinero y le daba la mayor parte de sus ingresos al estado. Murió después de nadar en el río Neva durante el invierno para rescatar a algunos marineros que se estaban ahogando.



Los boyardos habían sido la clase gobernante por herencia en Rusia desde el siglo X. Cuando Pedro retornó de Europa, abolió sus poderes. Les hizo recortar sus barbas como señal de que sus poderes habían sido eliminados.



Pedro el Grande trajo muchos arquitectos europeos y artesanos para construir su nueva capital en San Petersburgo. Estaba diseñada en el nuevo estilo barroco, que se estaba difundiendo por toda Europa. Aquí se muestra discutiendo los planos con un arquitecto en 1703.



Cuando Pedro el Grande visitó Inglaterra, muy pocos sabían que era el zar de Rusia. Era un hombre muy inquisitivo y cuestionaba a todos los que conocía. Disfrutaba los aspectos prácticos de la carpintería y la construcción de barcos.



Durante el gobierno de Pedro, los campesinos rusos (siervos) continuaban viviendo en la pobreza, y a menudo morían de hambre durante los duros y prolongados inviernos rusos.


Artículos relacionados

La expansión rusa 1613 - 1725
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.