Modernización de Rusia 1730 - 1796


Los gobernantes que sucedieron a Pedro el Grande continuaron su estrategia de occidentalización y expansión, lo cual convirtió a Rusia en una gran potencia europea.

Cuando Pedro el Grande murió, 1725, su esposa se convirtió en la zarina Catalina I. no obstante, murió unos pocos años después. Anna Ivanovna gobernó durante 10 años a partir de 1730 y continuó las políticas prooccidentales de Pedro, que contemplaban dar la bienvenida a los extranjeros en la corte. Sin embargo, el pueblo ruso sufría, debido a que los amigos de la zarina en San Petersburgo se preocupaban más por la música, la poesía y las guerras contra los otomanos o Europa, que por los campesinos y su bienestar. A partir de 1741, la hija de Pedro, Isabel (1709-1762), hizo de Rusia un país de apariencia más occidental e industrial y le declaró la guerra a Prusia, en la Guerra de los siete años. La zarina Isabel obligó a Pedro, heredero del trono de Rusia, a casarse en 1745. Su esposa, Catalina, nació en una familia prusiana pobre pero noble, y como muchas mujeres de la época, tuvo que aceptar al hombre elegido para que fuera su esposo. Cuando Isabel murió, en 1762, Pedro III gobernó brevemente.

Catalina la grande

Pedro III era un hombre débil y Catalina lo despreciaba. Seis meses después de su coronación, fue asesinado en un altercado. Catalina se proclamó emperatriz y gobernó en su lugar. Aunque era inteligente y culta, llevó su crueldad privada a la vida pública. Para apoyar las guerras de Catalina y su fastuosa corte, Rusia se quedó sin riqueza debido a los impuestos, y sin hombres jóvenes con quienes luchar. Ella planeó mejorar la educación y las condiciones sociales, pero había muy pocos oficiales educados para llevar a cabo tal tarea. Ella pidió ayuda a la nobleza y les otorgó poderes adicionales. Esto hizo que la situación de los campesinos empeorara y generó la rebelión de Pugachev, entre 1773 y 1774. Los rebeldes se tomaron la ciudad de Kazan y prometieron abolir los terratenientes, la servidumbre, los impuestos y el servicio militar. Sin embargo, Pugachev y sus seguidores fueron brutalmente exterminados.-

La política extranjera

El nombramiento de una comisión de ministros para la reforma por parte de Catalina, en la década de 1760, no tuvo éxito, así que ella escogió el gobierno autocràtico y dividió al país en dos regiones, cada una gobernada por nobles.

Luego, les dio a los nobles la responsabilidad de cuidar los asuntos locales de Rusia. Sus pretensiones de grandeza provenían de la forma en la cual expandió las tierras de Rusia. Esta estrategia de expansión fue liderada por dos ministros, el conde Alejandro Suvarov y Grigori Potemkin. En el norte y el occidente se adquirieron nuevas tierras mediante una guerra con Suecia, en 1790. La mayor parte de Polonia fue sitiada y luego dividida. Estas ganancias le dieron a Rusia puertos marítimos importantes sobre la costa del Báltico. Al sur, Rusia les quitó Azov, en el Mar Negro, a los otomanos, y luego Crimea. En 1792, tenía el control sobre toda la costa norte del Mar Negro. Los otomanos ya no controlaban el Mar Negro y Rusia creó una poderosa fuerza naval. Hacia el oriente, el desarrollo gradual de Rusia en Siberia también tuvo lugar. Pero Catalina era terriblemente cruel.

Los cortesanos eran azotados y los campesinos que se atrevían a quejarse acerca de sus condiciones miserables, eran castigados. Mucha gente pobre estaba a punto de morir de hambre y aún así Catalina continuaba recolectando altos impuestos para pagar por sus guerras y su estilo de vida extravagante.

OTROS DATOS:

Pedro III fue zar por medio año. Era nieto de Pedro el Grande, pero no tenía el carácter para ser zar y no era querido por la gente. La zarina Isabel lo obligó a casarse con Catalina.



El invierno era con frecuencia una buena época para viajar en Rusia, dado que la nieve hacía más rápidos los viajes. Catalina la Grande viajaba en un trineo cerrado tirado por caballos.



Catalina la Grande (1729-1796) gobernó Rusia durante 34 años. Otros líderes europeos respetaban a Catalina por sus logros en política extranjera, pero le temían a su poder.



Entre los siglos XVI y XVIII, el imperio ruso había duplicado su tamaño. Durante el reinado de Catalina obtuvo puertos sobre las costas del Mar Báltico y el Mar Negro.



La vida en la corte rusa era rica y elegante, aislada de la realidad y fuera del alcance. En contraste, los campesinos vivían en la pobreza. Cuando Catalina la Grande viajó a través de Rusia, en 1787, para ver cómo vivían sus súbditos, las calles de las ciudades se disfrazaron con actores saludables y bien vestidos. Los campesinos de verdad fueron mantenidos escondidos.



Esta pintura del interior del palacio de invierno en San Petersburgo muestra la impresionante vida en esa ciudad. Las plantas tropicales crecían en interiores mientras que a menudo las personas morían de frío afuera.


Artículos relacionados

Modernización de Rusia 1730 - 1796
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.