Estados Unidos: la migración hacia el oeste 1776 - 1845


Tras la independencia, el novato Estados Unidos comenzó a desarrollarse rápidamente. Los recién llegados inmigrantes se expandieron hacia el oeste, desplazando a los nativos americanos de sus tierras.

A principios del siglo XIX, los Estados Unidos de América aún era una nación pequeña, afectada por la política europea. Durante las guerras napoleónicas, Gran Bretaña tomó el control de los mares y bloqueó la mayor parte del tráfico marítimo entre la Europa napoleónica y Estados Unidos. Esto ayudó a Estados Unidos porque Napoleón no podía proteger a la Luisiana francesa. Dado que los franceses controlaban el comercio en el río Mississippi, los estadounidenses se mantenían en discusiones con ellos. Napoleón decidió vender Luisiana por 15 millones de dólares. La compra de Luisiana casi duplicó el territorio de Estados Unidos.

La guerra de 1812

El bloqueo británico de Europa fue desastroso para el comercio americano. En 1812, Estados Unidos declaró la guerra a Gran Bretaña. Los estadounidenses trataron de invadir Canadá, pero no tuvieron éxito. Ganaron algunas batallas en los Grandes Lagos, y los británicos incendiaron Washington DC, la nueva capital de Estados Unidos. No se obtuvo progreso por ninguna de las partes y, conscientes de la guerra, en 1814 firmaron un tratado en el cual devolvían todos los territorios conquistados. El británico fue levantado, las guerras napoleónicas estaban finalizando y Estados Unidos pudo restaurar su comercio y su economía.

Inmigrantes y colonos

Los colonos emigraron hacia Estados Unidos después de la independencia, en 1776. Venían de toda Europa en busca de una nueva vida en la tierra de la libertad'. La población de Estados Unidos era de alrededor de cuatro millones de habitantes en 1803, pero en 1861 ya era de 31 millones. Quienes llegaron primero se establecieron en los estados del nororiente, pero a medida que el número aumentó, se trasladaron más hacia el sur y hacia el occidente. Estados Unidos era como un nuevo imperio, rico en tierras y recursos.

De repente, el interior del país de las antiguas colonias de oriente se convirtió en una nueva frontera. En 1820, esta frontera cruzaba el río Mississippi. No obstante, para los nativos americanos, la expansión americana significaba adversidad, y la prosperidad y la libertad de los colonos se convirtió en pobreza y confinamiento para ellos.

El camino de las lágrimas

En 1787, a los nativos americanos se les prometió que las tierras que tradicionalmente habían sido suyas estarían disponibles para el establecimiento de los blancos solamente con su consentimiento. Cuatro años más tarde, el presidente Washington cambió eso y, área tras área, las tribus nativas fueron obligadas a abandonar sus hogares. La nación de Delaware ya había sido obligada a salir en la década de 1760. En la década de 1830, el pueblo seminóla fue expulsado de Florida y 50.000 cherokees Rieron sacados de Georgia. Alrededor de 400.000 nativos americanos fueron obligados a desplazarse hacia el oeste, y muchos de ellos murieron en 'el camino de las lágrimas'. La compra de Luisiana, en 1803, duplicó el tamaño de Estados Unidos y los colonos comenzaron a cruzar el Mississippi. Muchos nativos americanos tuvieron que establecerse a la fuerza en Oklahoma y, en 1820, ya no eran bienvenidos en la parte oriental del Mississippi. Aunque Oklahoma fue oficialmente considerada como territorio indio en los 1830, su tamaño se redujo por etapas a partir de 1854. Se abrieron nuevos caminos para inmigrantes, tales como Cumberland Road, de Baltimore a San Luis.

Los exploradores, como Lewis y Clark, se dirigieron al oeste, hacia el Pacífico, y abrieron nuevas tierras para los colonos. El ejército construyó fuertes para protegerlos y el gobierno pasó nuevas leyes para favorecer el reclamo de dichas tierras. Se dio inicio a un gran empuje hacia el oeste, alentado por los inmigrantes, los negocios y las políticas gubernamentales. La economía estadounidense creció y esto benefició a las ciudades en expansión del oriente, donde se localizaban las industrias y los negocios. El oriente era la columna vertebral de Estados Unidos y el oeste era su imperio. Un nuevo estado se adhirió a la Unión, cuando la población era de 60.000 habitantes y, en 1821, ya había 23 estados en dicha Unión.

La batalla del Lago Erie



La batalla del lago Erie fue librada entre las tropas británicas y la pequeña armada estadounidense, en septiembre de 1813. Los estadounidenses ganaron y capturaron seis barcos británicos. Su comandante, Oliver Perry (1785-1819), remó por entre la batalla hasta alcanzar a otro barco estadounidense, tras el hundimiento de su nave. Luego anunció:

OTROS DATOS:

Meriwether Lewis (1774-1809) fue comisionado por el presidente Jefferson para explorar el oeste.



William Clark (1770-1838), quien viajaba con Lewis, llegó a la costa occidental de Oregón en 1805 y regresó para dar un informe sobre sus hallazgos el año siguiente.



Daniel Boone (1734-1820) fue hecho prisionero por una banda de indios shawnee. Como prueba de valentía, fue obligado a correr entre dos filas de fieros guerreros.



La expedición de Lewis y Clark salió de San Luis en 1804 y pasó el invierno en los estados de Dakota antes de cruzar las montañas Rocallosas de Oregón, en 1805. Sacajawea, una mujer perteneciente a la tribu shoshone, viajó con la expedición y les ayudó comunicarse con otros nativos americanos.



Los colonos en camino al oeste estadounidense montaban campamentos para pasar la noche. Dichos colonos venían de todas partes de Europa en busca de una nueva vida y de lo que ellos llamaban 'la tierra de la libertad'.



Andrew Jackson (1767-1845) fue presidente de Estados Unidos de 1829 a 1837. Luchó en la guerra de 1812, invadió a Florida en 1818 en una guerra contra la nación seminóla. Creía en el desarrollo de la frontera en el oeste y alentaba a los colonos para que lo apoyaran entre los nativos americanos.


Artículos relacionados

Estados Unidos: la migración hacia el oeste 1776 - 1845
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.