El año de la revolución en Europa 1848


En 1848 se iniciaron revueltas y protestas en varias partes de Europa. Dichas acciones tenían la intención de demostrar cuán descontenta estaba la gente con sus gobernantes.

Las razones para muchas de estas insubordinaciones eran similares a aquellas que iniciaron la Revolución Francesa. Una de las razones principales era que las personas en muchos países de Europa comenzaron a sentir que eran más importantes que el estado y que debían tener voz sobre su propio gobierno. En respuesta a las insurrecciones y las protestas violentas, los gobernantes trataron de restaurar sistemas antiguos de gobierno, aunque los eventos de 1848 mostraron que el cambio era inevitable.

Una razón poderosa para las revoluciones de 1848 era el nacionalismo, es decir, el deseo de la gente que hablaba el mismo idioma de formar sus propias naciones independientes. El nacionalismo era especialmente fuerte en Italia y Alemania, que estaban divididas en numerosos estados pequeños, y en algunos lugares del imperio austríaco. Otras rebeliones fueron lideradas por la gente que quería alimentos más baratos o cambios en las leyes territoriales que suministraran tierras a los trabajadores.

El Cartismo

En algunos países, la gente exigía el derecho a votar. Esta era una de las reformas deseadas por el movimiento cartista, en Gran Bretaña. El cartismo de la gente fue promulgado por primera vez en mayo de 1838. Una petición con 1 '200.000 firmas fue entregada al parlamento en junio de 1839, pero fue rechazada un mes después. En febrero de 1848, y tras la Revolución Francesa, se hizo una petición final. Cuando se completó, se dice que tenía 3 millones de nombres en el documento. En abril 10 de 1848, una marcha masiva se trasladó por todo Londres, hasta las casas del parlamento, para presentar la petición. De nuevo, la petición fue rechazada y el cartismo se convirtió en una fuerza poderosa. Los cambios que se habían dado recientemente, hicieron más fácil la rebelión. Un mayor número de personas podía leer y los periódicos les narraban lo que acontecía en otros países. Las fuerzas policiales eran escasas, de tal forma que se tenía que utilizar el ejército para disolver a los manifestantes. Muchas de las revueltas de 1848 fracasaron en sus demandas inmediatas, pero durante los siguientes años el sentimiento nacionalista se fortaleció y muchos gobiernos comenzaron a ver que las reformas democráticas pronto habrían de ser necesarias.

La revolución en Europa

En Francia, la segunda república fue fundada por Luis Napoleón, sobrino de Napoleón Bonaparte, como príncipe-presidente. En los estados italianos separados, las revueltas se daban por doquier, pero se controlaron al final de ese año. El canciller austríaco, el príncipe de Metternich, renunció y el emperador Fernando abdicó a favor de Franz Josef. Se presentaron manifestaciones en Berlín, Viena, Praga, Budapest, Cataluña, Valaquia, Polonia y Gran Bretaña. F!n Alemania, la Asamblea Nacional se reunió en Francfort y en Holanda se introdujo una nueva constitución. En Bélgica se publicó el Manifiesto Comunista, escrito por Carlos Marx y Federico Engels. En otras partes de Europa, los ejércitos y los campesinos permanecieron leales a sus monarcas. Las revueltas fueron controladas en Prusia e-Italia, aunque se presentaron algunas reformas.

OTROS DATOS:

Giuseppe Mazzini (1805-1872), que en la imagen se encuentra en prisión, fue un revolucionario incansable por la democracia y la unificación de Italia.



En febrero de 1848, los revolucionarios parisinos que exigían ’el pan o la muerte' atacaron los edificios del gobierno en París. Ellos sacaron del trono al rey Luis Felipe y declararon la república con Luis Napoleón, sobrino de Napoleón Bonaparte, como principe-presidente.



La revolución en Europa se estaba gestando desde 1815, y en 1848, la mayoría de países europeos experimentó levantamientos. El mapa muestra los lugares en los que se llevaron a cabo las demostraciones más graves.



En Gran Bretaña, la última imagen de demostración cartísta se llevó a cabo en 1848. Los cartistas exigían reformas políticas que incluían el voto para todos los hombres. Una gran multitud se reunió en Londres, aunque la demostración finalizó sin violencia.



Las rebeliones en Viena y en otras ciudades resultaron en la renuncia del canciller austriaco, el príncipe de Metternich, en marzo de 1848. El emperador Fernando abdicó en favor de su sobrino, Franz Josef, en diciembre de 1848.



Francfort, en Alemania, también fue testigo de las peleas callejeras y de las rebeliones antes de que la gente finalmente pudiera obligar a los lideres de su pais a realizar cambios.


Artículos relacionados

El año de la revolución en Europa 1848
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.