Canadá en los siglos XVIII y XIX (1763 - 1913)


Los términos de la paz de 1763 efectivamente le otorgaron a Canadá la independencia sobre el gobierno británico. En 1791, el acta constitucional británica dividió a Canadá en los territorios de habla inglesa y habla francesa. La oposición al gobierno británico en Canadá se hizo más latente durante la década de 1830. Estallaron rebeliones en la parte superior e inferior de Canadá en 1837, lideradas por William Lyon Mackenzie y Luis Papineau, respectivamente. Los rebeldes querían un gobierno independiente y, aunque contaban con algún apoyo, las personas más influyentes de las colonias no estaban de acuerdo con ellos.

Los rebeldes pronto fueron derrotados por las tropas británicas. El gobierno británico envió a lord Durham a Canadá para investigar las causas de las rebeliones. Su informe decía que Canadá del norte y Canadá del sur debían unificarse y tener el control de sus propios asuntos. El acta de unificación de 1840 juntó las dos colonias, las cuales se conocieron como la provincia de Canadá. Sin embargo, muchos canadienses aún sentían que estas reformas no iban a parar a ningún lado. Esto en parte era porque los canadienses estaban preocupados de que los Estados Unidos pudieran invadir si Canadá se mostraba débil. En 1867 se creó el acta de la Norteamérica británica y Canadá se convirtió en una nación con gobierno independiente. El acta unificaba a cuatro provincias canadienses bajo un solo dominio. A los canadienses franceses de Québec se les prometió igualdad, y el inglés y el francés se convirtieron en los idiomas oficiales.

Los territorios del oeste

Las vastas tierras del oeste, que pertenecían a la compañía Hudson Bay, más adelante se convirtieron en parte de Canadá. Los territorios del noroccidente se unieron al dominio en 1870, y siguieron los territorios de Yukón en 1898. Yukón era el sitio de la famosa fiebre del oro de 1896, la cual hizo que los exploradores fueran a las minas de oro de las montañas Rocosas, o Rocallosas, en busca de grandes riquezas. La terminación de la vía férrea canadiense del Pacífico en 1885 unió al país. A diferencia de las vías férreas estadounidenses, ésta consistía en un sistema continuo que se extendía desde el río San Lorenzo hasta el Océano Pacífico.

OTROS DATOS:

Winnipeg, centro del comercio de pieles, seguía siendo una ciudad pequeña en 1870. En ese año, la población se convirtió en la capital de la provincia de Manitoba.



El ferrocarril canadiense del Pacífico se terminó de construir en 1885. -Conectaba la costa oriental con la occidental y redujo el tiempo de viaje, de cinco meses a cinco días.



El acta de la Norteamérica británica de 1867 unificó las provincias de Nueva Escocia, Nueva Brunswick, Ontario (anteriormente Canadá del norte).



William Lyon Mackenzie (1795-1861) era miembro del partido reformista canadiense. Quería que Canadá tuviera más independencia del gobierno británico. En 1837, lideró una rebelión en el norte de Canadá.



Luís Joseph Papineau (1786-1871) fue un político franco-canadiense. Lideró las exigencias por las reformas y la igualdad de los canadienses de habla francesa.


Artículos relacionados

Canadá en los siglos XVIII y XIX (1763 - 1913)
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.