China y Japón en guerra 1931 - 1945 (segunda guerra mundial)


Mientras que los comunistas y los nacionalistas chinos luchaban una amarga guerra civil, las políticas expansionistas de Japón y su poderío militar se sentían en la región.

En 1905, los japoneses habían derrotado tanto a China como a Rusia, y habían tomado el control de Corea y Formosa (Taiwán), convirtiéndose así en la nación militar más fuerte de la región. Con ayuda de expertos extranjeros, la industria se expandió rápidamente en Japón entre 1900 y 1925. La inversión en la industria dependía de elevados impuestos que debían ser pagados por los campesinos agricultores.

No obstante, las industrias, principalmente la de la producción de seda, dependían en gran medida de los mercados extranjeros. Durante la depresión, estos mercados colapsaron y la producción de muchas de las fábricas japonesas se detuvo. Enfrentados a una población creciente y a un liderazgo político débil, los militares se embarcaron hacia la expansión de la influencia japonesa sobre sus vecinos.

Al mismo tiempo, China parecía estar lista para tratar de reclamar Manchuria, la cual había sido dominada por Japón desde 1905. Una explosión en la línea férrea al sur de Manchuria en 1931 llevó a los japoneses a ocupar la ciudad de Mukden, en Manchuria. Allí, establecieron un estado ficticio llamado Manchukuo, en 1932. Oficialmente, era gobernado por P u-yi, el último emperador chino, pero de hecho, el ejército japonés era el que estaba al mando.

Japón invade China



En los años 1935 y 1936, la parte interior de Mongolia quedó en gran parte bajo la influencia japonesa. En China, la guerra civil entre los nacionalistas y los comunistas continuó. El líder de los nacionalistas, Chiang Kai-shek, fue capturado por los comunistas en 1936. Solamente fue liberado cuando acordó detener la lucha contra ellos y unirse a la pelea contra los japoneses Los dos bandos se convirtieron en aliados a la fuerza cuando Japón lanzó una invasión a gran escala sobre China, en 193".

Las mejor equipadas fuerzas japonesas atacaron las ciudades chinas, incluidas Tianjin, Pekín y Shanghai. La masacre de más de 100.000 chinos a manos de los japoneses en Nanking conllevó a que este incidente se llamara "La violación de Nanking" . A pesar de la resistencia china, en 1938 los japoneses controlaban la mayor parte de la región oriental de china y habían establecido gobiernos ficticios en Pekín y en Nanking. Chiang Kai-shek y su gobierno nacionalista se trasladaron a Szechwan. Allí recibieron suministros militares de Estados Unidos y Gran Bretaña.

Entretanto, los comunistas de Mao Zedong seguían controlando gran parte del noroccidente de China. Cuando los japoneses trataron de avanzar hacia el occidente, en 1939, fueron detenidos por el ejército soviética La guerra entre chinos y japoneses duró hasta 1945, cuando Japón se rindió al final de la Segunda Guerra Mundial.

OTROS DATOS:

Esta caricatura alemana muestra la brutalidad japonesa hacia la oposición china durante su invasión a Manchuria, nororiente de China, en 1931.



Las tropas chinas de 'la gran espada' estaban entre quienes defendían Chengteh (Jehol), al nororiente de Pekín, cuando los japoneses atacaron la ciudad en marzo de 1933.



Para obtener el control de la región rica en recursos de Manchuria, al nororiente de China, los japoneses ocuparon la ciudad de Mukden, en 1931. En 1932, establecieron un estado ficticio gobernado por los chinos, por parte del último emperador chino, P'u-yi.



Miles de civiles fueron asesinados cuando las fuerzas japonesas atacaron la ciudad de Shanghai, en noviembre de 1937. Esta fotografía muestra una terrible escena de la matanza en la estación de tren de Shanghai, tras e ataque japonés.



Tras la toma de Manchuria, Japón lanzó un ataque a gran escala sobre China. Durante 1937, las bien equipadas fuerzas japonesas realizaron grandes avances y atacaron a muchas ciudades en el oriente del país, y masacraron a cientos de miles de civiles. Después de ocupar Pekín, lanzaron un feroz ataque sobre Shanghai, en agosto de 1937.



Durante el mandato del emperador Hirohito (1901-1989), Japón aplicó políticas agresivas hacia sus vecinos. Después de la Segunda Guerra Mundial, Japón se recuperó para convertirse en una nación industrialmente fuerte. La muerte de Hirohito, en 1989, puso fin al reinado imperial más largo de la historia japonesa.



Tras la ocupación de Manchuria, Japón invadió el oriente de China en 1937 y atacó las ciudades de Tianjin, Pekín, Shanghai y Nanking. En 1938 ocuparon la mayor parte del oriente de China.


Artículos relacionados

China y Japón en guerra 1931 - 1945 (segunda guerra mundial)
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.