Las economías asiáticas desde 1970 hasta principios del siglo XXI


Con la ayuda de Occidente, el crecimiento monetario en las economías 'tigre' del suroriente de Asia fue muy rápido. Pronto superaron las economías de Europa y de Estados Unidos.

En Japón, el gobierno y los negocios tuvieron que reconstruir su economía tras su derrota en la Segunda Guerra Mundial. Ellos optaron por un diferente enfoque al de China y planearon un completo desarrollo industrial para su país, así como un rápido crecimiento capitalista. Estados Unidos había ocupado las islas japonesas y los alentaba a volverse democráticos. También ayudaron a Japón desde el punto de vista financiero y, después de la guerra, los estadounidenses le suministraron dinero a tina rata de más de 10 millones de dólares semanales. Los japoneses crearon reformas industriales y para el campo, y mejoraron el sistema de educación para sus niños. Se llevaron a cabo elecciones libres y las mujeres no sólo pudieron votar por primera vez, sino que algunas fueron elegidas para el parlamento japonés. En la década de 1970 y 1980, el crecimiento económico japonés era uno de los más acelerados del mundo.

OTRAS ECONOMÍAS

empezar, a finales de la década de 1970 y 1980, la industrialización de Corea del Sur crecía casi 10 por ciento cada año, mucho más que los países occidentales. Nuevamente, el suministro de ayuda de Estados Unidos y Japón ayudó. Hong Kong también se convirtió en un centro comercial financiero del suroriente asiático y atraía grandes cantidades de inversión extranjera. Malasia se convirtió en uno de los grandes exportadores de materias primas y de metales tales como el estaño, el petróleo y el gas natural, así como el caucho, la palma de aceite y la madera, además de productos manufacturados tales como maquinaria eléctrica y semiconductores. Singapur pronto se convirtió en uno de los países con más altos estándares de vida cuando, en la década de 1960, comenzó a construir su propia industria. Los embarques tuvieron gran importancia en el crecimiento de la economía, junto con el establecimiento de grandes refinerías de petróleo. Singapur se convirtió en un importante exportador de productos derivados del petróleo, caucho y elementos eléctricos. A principios de la década de 1990, estas economías gradualmente sufrieron por la desaceleración del mercado mundial. La economía basada en exportaciones de Japón, que sumaba más de la mitad del total de la región, había estado en mala forma desde 1989 y durante los siguientes diez años su mercado de valores cayó en dos tercios. Esta situación inevitablemente tuvo un efecto negativo sobre otros países de la región y ayudó a desacelerar su crecimiento de forma dramática.

La manufactura era la actividad económica individual más importante en Japón. Las fábricas japonesas utilizaban los equipos y los procesos más avanzados disponibles, que les ayudaban a producir artículos de gran calidad para exportar al resto del mundo.



Junto con otros mercados de valores en el mundo, la Bolsa de Valores de Tokio entró en pánico en octubre de 1987. En un solo día se comercializaron más de mil millones de acciones.



Construidas como símbolo de la creciente economía de Malasia, las torres gemelas Petronas, en Kuala Lumpur, son los edificios de oficinas más altos del mundo, con una altura de 452 metros.


Artículos relacionados

Las economías asiáticas desde 1970 hasta principios del siglo XXI
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.