Sudáfrica (1990 - 2000)


Sudáfrica era el último bastión del gobierno imperialista blanco y minoritario de Africa. La liberación de Nelson Mandela en 1990 señaló el final del Apartheid.

El Apartheid, la separación de los pueblos según el color o la raza, fue iniciado por los boer en Sudáfrica a principios del siglo XX. Este régimen dividía a los pueblos de Sudáfrica en blancos, africanos negros y gente de color, que eran los de razas mezcladas. Los asiáticos fueron agregados, más adelante, en un cuarto grupo. El Congreso Nacional Africano (ANC, por su sigla en inglés) fue formado en 1912 para luchar contra estas leyes represivas. El gobierno sudafricano, dominado por blancos, impuso una serie de fuertes leyes para tratar de suprimir la oposición.

En 1960 hizo ilegales a todos los grupos políticos negros después de las huelgas en contra del Apartheid, en Sharpeville. A mediados de los años 70, el gobierno redujo sus controles un poco y comenzó a permitir algunos sindicatos. A mediados de los 80, el gobierno les permitió a las personas de color ingresar al parlamento, pero no así a los negros. La ANC y otros partidos políticos de negros querían una democracia real en la cual todos tuvieran voto, sin importar su color o su raza. P.W. Botha, el presidente de Sudáfrica a partir de 1978, fue el primer líder blanco en buscar una reforma.

EL REFORMISTA

Aunque Botha había traído algunos cambios para hacer la vida de los negros más justa, esto no había hecho una diferencia radical. Tuvo problemas de salud y renunció en 1989. Un reformista, F.W. de Klerk, subió después como presidente y, en 1990, finalizó la prohibición a los partidos políticos de negros, incluida la ANC. Con el fin de demostrar que realmente quería el cambio, hizo que liberaran a varios prisioneros políticos negros. Uno de tales prisioneros era Nelson Mandela, que había permanecido en prisión desde 1964. De Klerk sostenía reuniones frecuentes con Mandela, cuando estaba en prisión y después de su liberación.

EL FIN DEL APARTHEID

Nelson Mandela se convirtió en el líder de la ANC. Hizo una campaña por los derechos civiles de su gente, pero también tuvo fuertes diferencias para lograr un acuerdo pacífico. En un trabajo muy cercano con De Klerk, fue posible tanto para los blancos como para los negros trabajar por el cambio. En 1992, De Klerk organizó un referendo únicamente para blancos, en el que se les preguntaba si les gustaría terminar con el Apartheid.

Dos tercios de los votos estaban a favor de acabar con el Apartheid. Tras gran cantidad de negociaciones, se llevaron a cabo las primeras elecciones libres en Sudáftica, en las cuales los negros pudieron votar, en 1994. La ANC obtuvo una decisiva victoria y Nelson Mandela se convirtió en el primer presidente negro de Sudáfrica, cuando De Klerk le entregó el poder en mayo. Aunque la ANC ahora conformaba el gobierno, De Klerk permaneció como uno de los dos vicepresidentes. Aunque se había ganado una gran victoria por la igualdad, la nueva democracia aún enfrentaba enormes problemas.

A finales del siglo pasado había 2 millones de niños sin educación. Más de la mitad de la población aún vivía en hogares sin electricidad; 12 millones de personas no tenían acceso a un suministro constante de agua potable; una tercera parte de la población adulta estaba desempleada; y existía una gran brecha entre ricos y pobres, lo cual dio como resultado un incremento en la tasa de criminalidad.

OTROS DATOS:

Frederick W. de Klerk (1936) se convirtió en presidente de Sudáfrica en 1989, después de que P.H. Botha renunciara por problemas de salud. De Klerk trabajó para acabar con el Apartheid.



Nelson Rolihlahla Mandela (1918) compartió el Premio Nobel de Paz con F.W. de Klerk en 1993 por su trabajo para acabar con el Apartheid. Luego de tres elecciones en 1994, se convirtió en el primer presidente negro de Sudáfrica.



Durante el Apartheid, muchos sudafricanos negros fueron forzados a salir de las ciudades, a vivir en tugurios a las afueras de la ciudad.



El arzobispo de Cape Town y cabeza de la iglesia anglicana, Desmond Tutu (1931), ganó el premio Nobel de Paz en 1984, por su lucha contra el Apartheid.



La moderna ciudad de Johannesburgo es el centro financiero de Sudáfrica y está ubicada en el área conocida como Witwatersrand, en el corazón de un área para la minería del oro.



Los seguidores de Nelson Mandela celebran el triunfo del Congreso Nacional Africano tras las primeras elecciones libres en Sudáfrica, en 1994. La ANC obtuvo una clara victoria y Nelson Mandela se convirtió en presidente.



Tras la caída del Apartheid, a algunos granjeros blancos sudafricanos les preocupaba que las grandes fincas en las cuales vivían les fueran quitadas por el gobierno y entregadas a los agricultores negros como parte de la redistribución de la tierra.


Artículos relacionados

Sudáfrica (1990 - 2000)
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.