Antiguo Egipto: Egipto Desde 1075 BCE Hasta La Invasión Macedónica


El Tercer Período Intermedio (1075-656 aC)


La 21ª dinastía


Al final del Nuevo Reino, Egipto estaba dividido. El norte fue heredado por la dinastía Tanita del siglo XXI (1075 - 950 aC), y aunque gran parte del valle del Nilo Sur estuvo bajo el control de los sacerdotes de Tebas (la frontera norte de su dominio era la ciudad fortificada de Al-Hība ), no hay indicios de conflicto entre los sacerdotes y los reyes Tanitas. De hecho, la datación de los documentos, incluso en Tebas, era en términos de los reinados de Tanita, y al parecer había estrechos lazos familiares entre los reyes y los tebanos. El hijo de Piankh, Pinudjem I, que renunció al oficio de sumo sacerdote y asumió la realeza en Tebas, fue probablemente el padre del rey Tanita Psusennes I. Algunos miembros del sacerdote tebano y de las líneas reales de los Tanitas tenían nombres libios. Con la llegada de la nueva dinastía, y posiblemente un poco antes, la élite militar Meshwesh libia, que había sido establecida principalmente en el norte por Ramsés III, penetró en el grupo gobernante, aunque no llegó a ser dominante hasta la 22 ª dinastía.

Comenzando con Herihor y continuando con la 21da dinastía, las actividades de los sumos sacerdotes incluyeron el rewrapping piadoso y el reburial de momias reales del nuevo reino. La remoción sistemática de tales bienes de las tumbas reales por orden real durante la dinastía XX requirió la transferencia de los restos reales en etapas a dos caches -la tumba de Amenhotep II y una tumba de acantilado en Dayr al-Baḥrī- donde permanecieron inalterados hasta tiempos modernos. Los huecos pertenecientes al entierro de estas momias contienen importantes datos cronológicos de la dinastía XXI.

Cara de un ataúd egipcio, madera, gesso y pigmento, probablemente de Tebas, c. 1070-945 aC
Cara de un ataúd egipcio, madera, gesso y pigmento, probablemente de Tebas, c. 1070-945 aC; en el Brooklyn Museum, Nueva York.

En Tanis se descubrieron los entierros del rey Psusennes I y de su sucesor, Amenemope (gobernado en 998 aC 989 aC), pero poco se sabe de sus reinados. Este fue un período en que se usurpó la estatuaria y se reutilizó el material de épocas anteriores. En Karnak, Pinudjem I, que decoraba la fachada del templo Khons, usurpó una colosal estatua de Ramsés II, y el espléndido sarcófago de Tanis de Psusennes I había sido originalmente tallado para Merneptah en Tebas. Gran parte de los restos de Tanis consiste en material transportado de otros sitios, especialmente de Pi Ramesse.

Después de la desaparición del imperio asiático de Egipto, el reino de Israel finalmente se desarrolló bajo los reyes David y Salomón. Durante el reinado de David, Filistia sirvió como amortiguador entre Egipto e Israel; pero después de la muerte de David el siguiente al último rey de la 21ma dinastía, Siamon, invadió Philistia y capturó Gezer. Si Egipto tenía la intención de atacar a Israel, el poder de Salomón prevaleció a Siamon, quien le presentó a Gezer como dote en el matrimonio diplomático de su hija con Salomón. Esto es indicativo de la reversión del estatus de Egipto en asuntos exteriores desde el tiempo de Amenhotep III, que había escrito al rey babilónico: "Desde antiguo, una hija del rey de Egipto no se ha dado a nadie".

El gobierno libio: las dinastías 22 y 23


El quinto rey de la 21 ª dinastía, Osorkon I (gobernado 979 aC 973 dC), era de ascendencia libia y probablemente fue un antepasado de la 22 ª dinastía, que siguió a una generación más tarde. Desde la época de Osorkon hasta la 26ª dinastía, los principales libios de Egipto mantuvieron sus nombres y su identidad étnica en Libia, pero en un espíritu de etnia más que separatismo cultural. Aunque las instituciones políticas eran diferentes de las del nuevo reino, los libios eran culturalmente egipcios, conservando solamente su identidad del grupo, nombres, y quizás ethos militares. Hacia el final de la 21ª dinastía, el líder libio de Bubastis, el gran jefe de Meshwesh Sheshonk I (el shishak bíblico), obtuvo privilegios especiales del rey Psusennes II (gobernado por 964 a 950 aC) y el oráculo de Amón por el culto mortuorio de su padre en Abidos. El oráculo ofreció buenos deseos no sólo para Sheshonk y su familia sino, significativamente, también para su ejército. Con un fuerte respaldo militar, Sheshonk eventualmente tomó el trono. Su reinado (950-929 aC) marca la fundación de la 22ª dinastía (950 aC 730 aC). Se establecieron controles militares, con guarniciones bajo comandantes libios que servían para sofocar insurrecciones locales, de modo que la estructura del estado se hizo más feudal. La dinastía trató de consolidar las relaciones con Tebas a través de los matrimonios políticos con las familias sacerdotales. El hijo del rey Sheshonk Osorkon se casó con la hija de Psusennes II, y su hijo eventualmente se convirtió en sumo sacerdote en Karnak. Al instalar a sus hijos como sumos sacerdotes y promover tales matrimonios, los reyes se esforzaron por superar la división administrativa del país. Pero los conflictos frecuentes surgieron sobre el nombramiento directo del sumo sacerdote tebano de entre los hijos de reyes libios y sobre la herencia del poste por los hombres de descendencia tebana y libia mezclada. Esta tensión tuvo lugar en un contexto de resentimiento tebano de la dinastía del norte. Durante el reinado de Takelot II, la contienda relativa al alto sacerdocio llevó a la guerra civil en Tebas. El hijo del rey, Osorkon, fue nombrado sumo sacerdote y logró una apariencia de orden durante sus visitas a Tebas, pero fue expulsado del puesto varias veces.

La dinastía 22, que tuvo su primer éxito, resucitó la influencia egipcia en Palestina. Después de la muerte de Salomón (c. 936), Sheshonk entré en Palestina y saqueó Jerusalén. El prestigio de esta hazaña puede haber durado hasta el reinado de Osorkon II (gobernado 929 aC 914 aC). En el reinado de Osorkon III (gobernado por 888 aC 860 aC), los libios Peywed plantearon una amenaza al delta occidental, quizás necesitando una retirada de Palestina.

La última parte de la dinastía estaba marcada por la fragmentación de la tierra: los grandes jefes libios gobernaban numerosas áreas locales y había hasta seis gobernantes locales en la tierra a la vez. El aumento de la urbanización acompañó a esta fragmentación, que fue más intensa en el delta. Mientras tanto, en Tebas, una 23a dinastía separada fue reconocida.

Desde el siglo IX a. De JC, un estado local de Cushita, que miraba a las tradiciones egipcias desde el período colonial del Nuevo Reino, surgió en el Sudán y se desarrolló alrededor de la antigua capital regional de Napata. El primer gobernante del estado conocido por su nombre era Alara, cuya piedad hacia Amón se menciona en varias inscripciones. Su sucesor, Kashta, se dirigió al Alto Egipto, obligando a Osorkon IV (gobernado por 777 aC 750 dC) a retirarse al delta. Kashta asumió el título de rey y obligó a la hija de Osorkon IV Shepenwepe I, la esposa de Dios de Amon en Tebas, a adoptar a su propia hija Amonirdis I como su sucesor. Los cusitas subrayaron el papel de la Esposa de Dios de Amón, que era virtualmente el socio consagrado de Amón, y trató de pasar por alto a los sumos sacerdotes.

Las dinastías 24 y 25


Mientras tanto, la capital oriental del delta del río Nilo, Tanis, perdió su importancia para Sais en el delta occidental. Un príncipe libio de Sais, Tefnakhte, tratando de hacerse con el control de todo Egipto, procedió hacia el sur a Heracleópolis después de adquirir Memphis. Este avance fue alcanzado por el gobernante Cushita Piye (que ahora es la interpretación aceptada de "Piankhi", gobernada en 750 a 719 aC), que ejecutó una incursión hasta el norte de Memphis y recibió la sumisión de los gobernantes del norte En su estela de victoria, Piye es retratado como conformándose estrictamente a las normas egipcias y reafirmando los valores tradicionales contra la decadencia contemporánea.

Después de que Piye volvió a Cush, Tefnakhte reafirmó su autoridad en el norte, donde, según Manetho, fue sucedido eventual por su hijo Bocchoris como el único rey de la 24ta dinastía (C. 722-715 bce). El hermano de Piye, Shabaka, fundó la 25ª dinastía rival y trajo a todo Egipto bajo su dominio (719-703 aC). Él tenía Bocchoris quemado vivo y quitado todos los otros demandantes a la realeza.

En este período la política interna de Egipto fue afectada por el crecimiento del Imperio Asirio. En Palestina y Siria frecuentes revueltas contra Asiria fueron ayudadas por las fuerzas egipcias. Contra el poder de Asiria, las fuerzas egipcias y nubias tuvieron poco éxito, en parte debido a su propia política fragmentada y lealtades divididas.

Aunque los primeros años del rey Taharqa (gobernado 690-664 aC), que como segundo hijo de Shabaka había sucedido a su hermano Shebitku (gobernado 703-690 aC), eran prósperos, la confrontación con Asiria se agudizó. En 671 aC, el rey asirio Esarhaddon entró en Egipto y condujo Taharqa al Alto Egipto. Dos años más tarde, Taharqa recuperó a Memphis, pero en 667 a. C., el sucesor de Esarhaddon, Ashurbanipal, forzó a Taharqa a Tebas, donde los cushitas tenían tierra. El sucesor de Taharqa, Tanutamon, derrotó en Memphis una coalición de príncipes delta que apoyaban a Asiria, pero la reacción de Ashurbanipal a esto era humillar a Tebas, que los asirios saquearon. En 656 los Cushitas se habían retirado de la escena política egipcia, aunque la cultura Cushita sobrevivió en el reino sudanés Napatan y Meroitic por otro milenio.

El período Tardío (664-332 aC)


Asiria, incapaz de mantener una gran fuerza en Egipto, apoyó varios príncipes del delta vassal, incluyendo el poderoso Psamtik I de Sais. Pero los asirios se enfrentaron a problemas graves más cerca de su casa, y Psamtik (o Psammetichus I, gobernado 664-610 aC) pudo afirmar su independencia y extender su autoridad como rey sobre todo Egipto sin el uso extensivo de armas, inaugurando la 26ta dinastía Saite. En 656 Psamtik obligé a Tebas a someterse. Permitió que su hombre más poderoso, Montemhat, el alcalde y el cuarto profeta de Amón, conservara su puesto y, para acomodar los sentimientos pro-Cushitas, permitió a la Esposa de Amón y la Votaress of Amon hermana e hija del fallecido rey Taharqa) para permanecer. La propia hija de Psamtik I Nitocris fue adoptada por la Votaress de Amon y así se convirtió en heredera de la posición de la Esposa de Dios. El ejército superior de la dinastía Saite, compuesto de soldados libios, a los que los griegos llamaban Machimoi ("guerreros") y mercenarios griegos y carios, que formaban parte de la gran emigración del Egeo en los siglos VII y VII, era esencial para el arreglo de conflictos internos Siglos VI aC. Los piratas griegos que asaltaban la costa del delta del Nilo fueron inducidos por Psamtik I a servir en su ejército y se establecieron como los Machimoi en colonias en la frontera estratégicamente importante del nordeste del delta. El comercio se desarrolló entre Egipto y Grecia, y más griegos se establecieron en Egipto.

La dinastía Saite generalmente persiguió una política exterior que evitó la expansión territorial y trató de preservar el status quo. El poder de Asiria estaba disminuyendo. En 655 a. C. de Psamtik, entré en Filistia en persecución de los asirios, y en 620 aC repelió aparentemente a los escitas de la frontera egipcia. Durante el reinado de su hijo Necho II (610-595 aC), Egipto apoyó a Asiria como un amortiguador contra la amenaza potencial de los medos y los babilonios. Necho tuvo éxito en Palestina y Siria hasta el 605 aC, cuando el Nabucodonosor babilonio infligió una severa derrota a las fuerzas egipcias en Carquemis. Después de retirar sus tropas de Asia, Necho se concentró en desarrollar el comercio egipcio; el grano que se entregó a Grecia fue pagado en plata. También construyó la marina y comenzó un canal que une el Nilo con el Mar Rojo. Bajo Psamtik II (gobernado 595-589 aC) hubo una campaña a través del reino Napatan que implicaba el uso de mercenarios griegos y carios que dejaron sus inscripciones en Abu Simbel; al mismo tiempo, los nombres de los gobernantes Cusitas muertos durante mucho tiempo fueron borrados de sus monumentos en Egipto. Psamtik II hizo también una expedición a Fenicia acompañada de sacerdotes; si se trataba de una misión militar o de buena voluntad, se desconoce.

El siguiente rey, Apries (gobernó 589-570 aC), intentó sin éxito terminar con la dominación babilónica de Palestina y Siria. Con la retirada de las fuerzas egipcias, Nabucodonosor destruyó el templo en Jerusalén en 586 aC. Después de su conquista, muchos judíos huyeron a Egipto, donde algunos fueron reclutados como soldados en el ejército persa de ocupación. El ejército de Apries fue derrotado entonces en Libia cuando atacó la colonia griega en Cirene, unos 620 millas (1.000 kilómetros) al oeste del delta del Nilo; esto llevó a un motín del ejército ya una guerra civil en el delta. Un nuevo rey Saite, Amasis (o Ahmose II, gobernó 570-526 aC), usurpó el trono y llevó Apries al exilio. Dos años más tarde Apries invadió Egipto con el apoyo de Babilonia, pero fue derrotado y asesinado por Amasis, que sin embargo lo enterró con honores completos. Amasis volvió a una política exterior más conservadora en un reinado largo y próspero. Para reducir la fricción entre griegos y egipcios, especialmente en el ejército, Amasis retiró a los griegos de las colonias militares y los transfirió a Memphis, donde formaron una especie de guardaespaldas real. Limitó el comercio griego en Egipto a Sais, Memphis y Naukratis, este último convirtiéndose en el único puerto al que se podían llevar mercancías griegas, para que pudieran aplicarse los impuestos sobre las importaciones y sobre las empresas. Naukratis prosperó, y Amasis fue visto por los griegos como un benefactor. En política exterior apoyó una Babylonia menguante, ahora amenazada por Persia; pero seis meses después de su muerte en 526 aC, el persa Cambises II (gobernado como faraón 525-522 aC) penetró Egipto, alcanzando Nubia en 525.

Como era común en el Medio Oriente en ese período, los reyes Saite usaban a los extranjeros como mercenarios para prevenir las invasiones extranjeras. Sin embargo, un elemento dentro de la cultura egipcia resistió cualquier influencia de los extranjeros residentes y dio lugar a un nacionalismo que proporcionó seguridad psicológica en tiempos de incertidumbre política. Un renacimiento cultural se inició en la 25 ª dinastía y continuó a lo largo de la 26 ª. Los templos y el sacerdocio dominaban abiertamente. En sus inscripciones la élite exhibía sus títulos sacerdotales pero no mencionaba los papeles administrativos que probablemente también habían realizado. En todo el país, la gente de la tierra de la sustancia dedicada a las dotaciones del templo que complementaba donaciones reales. El dios Seth, que había sido un elemento antitético en la religión egipcia, fue gradualmente proscrito como el dios de las tierras extranjeras.

El resurgimiento de este período fue tanto económico como cultural, pero se conserva menos evidencia arqueológica que en épocas anteriores porque el centro económico del país era ahora el delta, donde las condiciones para la preservación de sitios antiguos eran desfavorables. La prosperidad aumentó a través de la 26ta dinastía, alcanzando un punto alto en el reinado de Amasis. Los templos en toda la tierra fueron mejorados y expandidos, a menudo en piedras duras talladas con gran habilidad. Los principales monumentos de los particulares eran a menudo estatuas de los templos, de los que se dedicaban muchos ejemplos, sobre todo en piedras duras. En el templo y la decoración de la tumba y en la estatuaria, el período tardío rechazó a sus predecesores inmediatos y miró a los grandes períodos del pasado para los modelos. Sin embargo, hubo también una innovación significativa. En la escritura, la escritura demótica, la nueva forma cursiva, fue introducida desde el norte y se extendió gradualmente por el país. Demótica se utilizó para escribir una forma contemporánea de la lengua, y egipcio egipcio administrativo desapareció. Sin embargo, el hierático fue retenido para textos literarios y religiosos, entre los cuales se revivió material muy antiguo, como los Textos de las Pirámides, y se inscribió en tumbas y ataúdes y sarcófagos.

Felino en las cabezas del halcón, alivio de la piedra caliza de Egipto, 664-630 bce

Felino en las cabezas del halcón, alivio de la piedra caliza de Egipto, 664-630 bce; en el Brooklyn Museum, Nueva York.

El período tardío fue el momento del mayor desarrollo del culto animal en Egipto. Esta característica de la religión, objeto de gran interés y desdén entre los escritores clásicos, siempre había existido, pero había sido de poca importancia. En los períodos tardío y ptolemaico, se convirtió en una de las principales formas de religión popular en una sociedad intensamente religiosa. Muchas especies de animales fueron momificados y enterrados, y las ciudades surgieron en las necrópolis para atender las necesidades de animales muertos y sus adoradores. En Ṣaqqārah, el toro Apis, que había sido adorado desde la primera dinastía, fue enterrado en un enorme sarcófago de granito en ceremonias en las que la realeza podía tomar parte. Al menos 10 especies -de ibis enterrados por millones a perros- fueron enterradas por la heterogénea población de Memphis, la ciudad más grande de Egipto.

Egipto bajo regla de Achaemenid


La 27ª dinastía


Según el historiador griego Heródoto, que visitó Egipto alrededor de 450 aC, la conquista de Cambises II de Egipto fue despiadada y sacrílega. Las fuentes egipcias contemporáneas, sin embargo, lo tratan en una luz más favorable. Asumió el título completo de un rey egipcio y pagó honor a la diosa Neith de Sais. Su reputación posterior desfavorable resultó probablemente de la propaganda adversa de los sacerdotes egipcios, que resentían su reducción de renta del templo. Darius I, que sucedió a Cambises en 522 a. C. y gobernó como faraón hasta el año 486 a. C., fue considerado con mayor estima porque estaba interesado en mejorar los templos y restaurar parte de sus ingresos, y porque codificó las leyes como lo habían sido en el tiempo de Amasis. Estas posturas, que apuntaban a conquistar a sacerdotes y eruditos egipcios, eran elementos de su estrategia para retener a Egipto como parte duradera del Imperio Persa. Egipto, junto con los oasis de Libia y Cyreneaica, formó la sexta satrapía persa (provincia), cuyo sátrapa residía en Memphis, mientras que los gobernadores persas bajo él tenían puestos en las ciudades de todo el país. Bajo Darius I la carga fiscal sobre los egipcios era relativamente ligera, y los persas ayudaron a la economía egipcia a través de proyectos de riego y comercio mejorado, realzado por la terminación del canal al Mar Rojo.

Egipto como parte del Imperio Achaemenid (persa), 6to-5to siglo bc.

Egipto como parte del Imperio Achaemenid (persa), 6to-5to siglo bc.

La derrota persa por los atenienses en Maratón en 490 aC tuvo repercusiones significativas en Egipto. En la muerte de Darius I en 486 aC, estalló una revuelta en el delta, tal vez instigada por los libios de su región occidental. El resultado fue que el rey persa Xerxes redujo a Egipto a la condición de una provincia conquistada. Los egipcios lo llamaron el "Xerxes criminal." Él nunca visitó Egipto y parece no haber utilizado egipcios en altas posiciones en la administración. El asesinato de Xerxes en 465 aC fue la señal de otra revuelta en el delta occidental. Fue conducido por un dinast, Inaros, que adquirió el control sobre el delta y fue apoyado por fuerzas atenienses contra los persas. Inaros fue crucificado por los persas en 454 aC, cuando recuperaron el control de la mayor parte del delta. A finales del siglo V aC, bajo el gobierno de Artaxerxes I (gobernado 465-425 aC) y Darius II Ochus (gobernado 423-404 aC), las condiciones en Egipto estaban muy inestables, y apenas se han identificado los monumentos de la época.

Las dinastías 28, 29 y 30


La muerte de Darío II en 404 aC provocó una rebelión exitosa en el delta del Nilo, y el egipcio Amyrtaeus formó una dinastía Saite 28, de la cual él era el único rey (404-399 aC). Su gobierno fue reconocido en el Alto Egipto por 401 aC, en un momento en que los problemas de Persia en otros lugares anticipado un intento de recuperar a Egipto.

A pesar de la prosperidad creciente y del éxito en la retención de la independencia, Egipto del 4to siglo fue caracterizado por la lucha interna continua para el trono. Después de un largo período de lucha en el delta, una 29ª dinastía (399-380 aC) surgió en Mendes. Achoris (gobernó 393-380 aC), su tercer y último gobernante, fue especialmente vigoroso, y la prosperidad de su reinado está indicada por muchos monumentos en el Alto y el Bajo Egipto. Una vez más Egipto fue activo en la política internacional, formando alianzas con los opositores de Persia y la construcción de su ejército y la marina. El ejército egipcio incluía a los griegos tanto como mercenarios como como comandantes; los mercenarios no eran residentes permanentes de campos militares en Egipto, sino griegos nativos que buscaban el pago de sus servicios en oro. El pago se hacía normalmente en monedas no egipcias, porque Egipto todavía no tenía monedas en circulación general; las monedas extranjeras pueden haber sido adquiridas a cambio de exportaciones de grano, papiro y lino. Algunas monedas egipcias fueron acuñadas en el 4to siglo, pero no parecen haber ganado la aceptación extensa.

Ayudado por el comandante griego Chabrias de Atenas y sus tropas de élite, Achoris impidió una invasión persa; pero después de la muerte de Achoris en 380 aC su hijo Neferitas II duró sólo cuatro meses antes de que un general, Nectanebo I (Nekhtnebef, gobernó 380-362 aC) de Sebennytos, usurpó el trono, fundando la dinastía número 30 (380-343 aC). En 373 aC los persas atacaron Egipto y, aunque las pérdidas egipcias fueron pesadas, el desacuerdo entre el sátrapa persa Pharnabazus y su comandante griego sobre la estrategia, combinado con una inundación oportuna del delta, salvó el día para Egipto. Con la disolución latente del Imperio Persa bajo el débil Artaxerxes II, Egipto estaba relativamente a salvo de una nueva invasión; se mantuvo próspero a lo largo de la dinastía.

Egipto tuvo una política exterior más agresiva bajo el hijo de Nectanebo, Tachos (gobernado 365-360 aC). Poseyendo un fuerte ejército y armada compuesta de Machimoi egipcio y mercenarios griegos y apoyado por Chabrias y el rey espartano Agesilaus, Tachos (en egipcio llamado Djeho) invadió Palestina. Pero la fricción entre Tachos y Agesilaus y el costo de financiar la empresa resultó ser la destrucción de Tachos. En un intento de recaudar fondos rápidamente, había impuesto impuestos y se apoderó de la propiedad del templo. Los egipcios, especialmente los sacerdotes, se resintieron de esta carga y apoyaron al sobrino de Tachos Nectanebo II (Nekhtharehbe, gobernó 360-343 aC) en su usurpación del trono. El costo de retener la lealtad de los mercenarios resultó demasiado alto para una economía no monetaria.

Agesilaus apoyó a Nectanebo en su política exterior defensiva, y los sacerdotes sancionaron las actividades de construcción del nuevo rey. Mientras tanto, Persia disfrutó de un resurgimiento bajo Artaxerxes III (Ochus), pero un ataque persa contra Egipto en 350 aC fue rechazado. En 343 aC los persas volvieron a marchar contra Egipto. La primera batalla se libró en Pelusio y demostró la superioridad de la estrategia de Persia. Eventualmente todo el delta, y luego el resto de Egipto, cayeron a Artaxerxes III, y Nectanebo huyó a Nubia.

El siglo IV aC fue el último período floreciente de un Egipto independiente y fue una época de notables logros artísticos y literarios. El avivamiento artístico de la 26 ª dinastía evolucionó más hacia formas más complejas que culminaron brevemente en una fusión estilística greco-egipcia, como se ve en la tumba de Petosiris en Tūnah al-Jabal a partir del siglo III aC. En la literatura las obras continuaron siendo transmitidas, y posiblemente compuestas, en hierático, pero esa tradición no iba a desarrollarse más. Las obras literarias demóticas comenzaron a aparecer, incluyendo las historias fijadas en el pasado distante, cuentos mitológicos, y un texto acrostic diseñado aparentemente para enseñar un orden de sonidos en la lengua egipcia.

El segundo período persa


Artaxerxes trató duramente con Egipto, arrasando las murallas de la ciudad, rifling tesoros del templo, y la eliminación de libros sagrados. Persia adquirió un rico botín en su determinación de impedir que Egipto se rebelara de nuevo. Después del asesinato de Artaxerxes III, en 338 aC, hubo un breve período oscuro durante el cual un príncipe Nubio, Khabbash, parece haber ganado el control sobre Egipto, pero la dominación persa fue restablecida en 335 aC bajo Darius III Codommanus. Sólo duraría tres años.

ARTÍCULOS COMPLEMENTARIOS:

Antiguo Egipto: introducción a la antigua civilización egipcia.

Antiguo Egipto: períodos predinástico y dinástico tempranos.

Antiguo Egipto: El Antiguo Reino (C. 2575 - C. 2130 A.C.) Y El Primer Periodo Intermedio (C. 2130-1938 A.C.).

Antiguo Egipto: El Reino Medio (1938-C 1630 BCE) Y El Segundo Periodo Intermedio (C. 1630-1540 BCE).

Antiguo Egipto: El Reino Nuevo (C. 1539-1075 Bce).

Antiguo Egipto: Egipto Macedonio y Ptolemaico (332-30 aC).

Antiguo Egipto: Egipto Romano Y Bizantino (30 Bce- 642 Ce).

Ramsés I, II, III, IV, V, VI, VII, VIII, IX, X y XI - reyes del Antiguo Egipto.

Bibliografía:

Enciclopedia de Historia Universal. Una Publicación de KINGSIFHER. Edición especial para Periódicos Asociados Ltda.

https://www.britannica.com

Artículos relacionados

Antiguo Egipto: Egipto Desde 1075 BCE Hasta La Invasión Macedónica
4/ 5
Oleh

Suscríbete via email

¿Te gustó el artículo? Suscríbete para recibir las actualizaciones en tu correo electrónico.

Usamos cookies propias y de terceros que entre otras cosas recogen datos sobre sus hábitos de navegación para mostrarle publicidad personalizada y realizar análisis de uso de nuestro sitio.
Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK Más información | Y más